Lo que pasa en la Antártida no se queda en la Antártida, proteger esta región es proteger a la humanidad

“A la Antártida se le ha llamado el gigante dormido, pero ahora está despertando por el caos climático. Lo que sucede en la Antártida no se queda en la Antártida. Y lo que sucede a miles de kilómetros de distancia tiene un impacto directo aquí”, dijo el Secretario General de la ONU desde ese continente.

De pie sobre el hielo de la Antártida, António Guterres envió un mensaje llamando a la conciencia mundial: “La contaminación por combustibles fósiles está calentando nuestro planeta, desatando la anarquía climática en la Antártida”, apuntó, añadiendo que el océano Austral ha absorbido la mayor parte del calor del calentamiento global.

Guterres observó de primera mano cómo el cambio climático está afectando al continente más austral del mundo, que está cubierto en su mayor parte por hielo.

El hielo se derrite a un ritmo récord

“El hielo se está derritiendo en el océano a un ritmo récord. El derretimiento del hielo significa que el nivel del mar aumentará a un ritmo récord. Esto pone directamente en peligro las vidas y los medios de subsistencia de las personas en las comunidades costeras de todo el mundo. Significa que las casas ya no son asegurables. Y amenaza la existencia misma de algunos pequeños Estados insulares”, enfatizó.

El hielo marino de la Antártida está en el nivel más bajo que se haya registrado y las mediciones más recientes indican que en septiembre era 1,5 millones de kilómetros cuadrados más pequeño que el promedio para esa época del año: “un área aproximadamente del tamaño de Portugal, España, Francia y Alemania juntas”, ilustró Guterres.

Además, la capa de hielo de Groenlandia también se está derritiendo rápidamente, perdiendo más de 250 gigatoneladas de hielo cada año, recordó.

El hielo marino de la Antártida se encuentra al nivel más bajo que se haya registrado.

ONU/Mark Garten

Catástrofe mundial

“Todo esto significa una catástrofe en todo el mundo”, aseveró, urgiendo a los líderes mundiales que asistirán a la conferencia sobre cambio climático COP28 en Dubai la próxima semana a que actúen ahora para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados Celsius.

“Si no cambiamos el rumbo, nos encaminaremos a un aumento de 3ºC en las temperaturas del planeta para fin de siglo, lo que podría elevar cinco metros el nivel del mar, una tragedia global. Estamos atrapados en un ciclo de muerte”, recalcó Guterres.

Limitar el incremento de la temperatura del planeta es proteger a las personas del caos climático y requiere poner fin a la era de los combustibles fósiles, “no debemos permitir que se desvanezcan todas las esperanzas de un planeta sostenible”, puntualizó.

El Secretario General estuvo en la Antártida junto al presidente de Chile, Gabriel Boric, y más tarde irá a la base científica Profesor Julio Escudero, donde conversará con los investigadores de ese centro.