La tasa de incidencia de la tuberculosis en España cae cerca de dos puntos en tres años

Madrid, 20 de marzo de 2024.- La tercera
reunión del Grupo de Gobernanza Multisectorial del Plan para
la Prevención y control de la Tuberculosis en nuestro
país ha tenido lugar este miércoles 20 de marzo en el
Ministerio de Sanidad. El encuentro conmemora el Día Mundial
frente a la Tuberculosis y ha estado presidido y moderado por el
director general de Salud Pública y Equidad en Salud, Pedro
Gullón, junto con representantes de la acción
multisectorial frente a la tuberculosis de las diferentes
administraciones central y autonómica, de las sociedades
científicas, sociedad civil, la investigación y el
sector académico.

En este último año este grupo de gobernanza
intersectorial ha trabajado en las tareas encomendadas en la pasada
edición. Entre ellas se encuentra la mejora de la vigilancia
de la tuberculosis en el marco del nuevo Real Decreto de la Red
Estatal de Vigilancia en Salud Pública, destacando la
necesidad de mejorar la vigilancia en las formas resistentes y
multirresistentes en el marco del PRAN. El grupo de gobernanza
también ha dado seguimiento a la situación del
desabastecimiento de fármacos antituberculosos y a la rotura
de stock de tuberculina para actuar en consecuencia.

Durante la reunión, se ha recalcado la importancia de los
convenios como herramientas para el desarrollo de acciones
alineadas con el Plan para la Prevención y Control de la
Tuberculosis en España. 

Hay que tener en cuenta que la evaluación intermedia del
Plan de la prevención y control de tuberculosis 2019-2030
establece que la tasa de incidencia de la tuberculosis ha ido
evolucionando desde 9,39 casos por 100.000 habitantes en 2019 a
7,83 por 100.000 habitantes en 2022, lo que supera la meta prevista
para 2020.

En 2023 se realizaron dos convenios: uno entre la
Dirección General de Salud Pública y Equidad en
Salud, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y
Microbiología Clínica y la Sociedad Española
de Patología Respiratoria, que ha permitido el desarrollo de
acciones en materia de prevención y control de la
tuberculosis; y el convenio entre el Ministerio de Sanidad y Cruz
Roja Española para la realización de actividades de
información y prevención del VIH, infecciones de
trasmisión sexual, tuberculosis y hepatitis C.

Por último, se ha señalado el trabajo a nivel
internacional llevado a cabo a lo largo de 2023 con la segunda
Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre
tuberculosis, en la que los líderes mundiales se
comprometieron a dar una respuesta firme para la eliminación
de la tuberculosis como problema de salud pública a nivel
mundial. 

Tendencia

En 2022 se observó un ligero repunte en la tasa nacional
(7,83 frente a 7,69 por 100.000 en 2021), deteniéndose la
tendencia decreciente que veníamos observando desde hace una
década. Esta tendencia decreciente ya había mostrado
cierta ralentización en los últimos años (el
descenso en 2021 respecto al año 2020 fue de 2,2%, mientras
que el de 2020 respecto a 2019 fue del 19%).

Estos cambios en las tasas podrían explicarse por varios
motivos. En 2020, la pandemia de COVID-19 pudo contribuir al
retraso o incluso a la pérdida de casos por falta de
diagnóstico/estudio de contactos, a una verdadera
reducción de la incidencia como consecuencia de los
esfuerzos de mitigación empleados para contener la pandemia
o a cambios en viajes y migraciones de las personas.

También se observan cambios en los perfiles de los casos
declarados. Para el periodo 2016-21, la tendencia decreciente sigue
siendo superior en las formas pulmonares, aunque en el año
2022, el incremento de casos se produce fundamentalmente a expensas
de las formas pulmonares. La TN en 2022 también aumenta
respecto a 2021 en menores de 15 años y en personas nacidas
en el extranjero, así como un aumento de casos con
co-infección por VIH y de formas multirresistentes, aunque
esta información hay que interpretarla con cautela, dada la
mejora en la cumplimentación de estas variables en el
sistema nacional de vigilancia.

En 2020 se cumplieron las dos primeras metas del Plan de Control
y Prevención de la TB (2). La primera meta marcaba la
reducción del 15%-21% en la tasa global en 2020 con respecto
a 2015. La reducción alcanzada fue del 26,5% y la segunda
señalaba una reducción media anual de la tasa de TB
pulmonar del 4% para el periodo 2015- 2020. La reducción
alcanzada fue del 6%. En estos dos últimos años
(2021-22) estos avances se han ralentizado, o incluso invertido.
Para alcanzar el fin de la TB, la OMS marcó como hito la
reducción de la tasa un 90% en 2035 partiendo de la tasa de
2015 (3). Para alcanzar esta meta, nuestra tasa debería
mantener una reducción media anual del 9,5%, cifra superior
a la que se alcanzó en el periodo 2015-2020 que sólo
fue del 6%. Por otra parte, en 2022 observamos por primera vez un
ligero ascenso en la TN. Si se mantiene la tendencia de los dos
últimos años, los esfuerzos realizados serán
insuficientes para alcanzar los objetivos de la OMS. Las otras dos
metas planteadas en el Plan, alcanzar una tasa de éxito en
el tratamiento del 95% para los casos sensibles a fármacos y
del 75% en casos con resistencias no se han podido cuantificar en
2021 ni en 2022 por falta de información sobre las
resistencias en el periodo.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies