Israel-Palestina: La OMS pide que se proteja el espacio humanitario en Gaza

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este martes que el último hospital que apenas funciona en el norte de Gaza es una «zona de desastre humanitario», destacando las desastrosas consecuencias de los continuos bombardeos israelíes para los civiles gravemente enfermos y heridos en toda la Franja.

En una rueda de prensa desde ese territorio asediado, el representante de la agencia sanitaria en los Territorios Palestinos Ocupados describió los pasillos rebosantes de pacientes traumatizados del hospital Al-Ahli de la ciudad de Gaza, donde los médicos atienden a la gente en el suelo y escasea el combustible, el oxígeno, los alimentos y el agua.

En tan sólo 66 días de combates, la Franja ha pasado de tener un «sistema sanitario que funcionaba razonablemente» con indicadores sanitarios «a la altura de los países vecinos», a una situación en la que más de dos tercios de sus 36 hospitales y más del 70% de los centros de atención primaria están fuera de servicio, explicó Richard Peeperkorn.

Heridos obligados a huir

Por su parte, el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, declaró a la prensa en Ginebra que el hospital de Kamal Adwan, también en el norte, estaba siendo «evacuado por la fuerza» este martes por la mañana, según las autoridades sanitarias de Gaza.

Al parecer, 68 pacientes, 18 de ellos en cuidados intensivos y seis recién nacidos, se encuentran en el hospital, junto a miles de personas desplazadas que buscan un lugar seguro. El hospital ha estado rodeado de tropas y tanques israelíes durante días, y se han registrado enfrentamientos armados en las inmediaciones, según informó la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

El lunes, el departamento de maternidad del hospital fue alcanzado por un bombardeo y dos madres resultaron muertas.

Misión plagada de incidentes graves

En medio de las ingentes necesidades humanitarias en el devastado norte de Gaza, el Hospital Al-Ahli sufre una grave escasez de personal, señaló Peeperkorn, con más de 200 pacientes y recursos apenas suficientes para atender a 40.

El personal no puede realizar operaciones vasculares y está llevando a cabo amputaciones de miembros «como último recurso para salvar vidas».

El sábado pasado, un convoy de la ONU y la Media Luna Roja Palestina dirigido por la OMS se encontró con «graves incidentes» durante una misión para entregar al hospital material traumatológico y quirúrgico para 1500 pacientes y trasladar a 19 enfermos críticos y sus acompañantes al Complejo Médico Nasser, en el sur de Gaza, según informó la agencia sanitaria.

Detención a punta de pistola

Peeperkorn detalló los numerosos obstáculos a los que se enfrentó esta misión, incluidas las inspecciones en el puesto de control militar israelí de Wadi Gaza de camino al norte, donde dos miembros del personal de la Media Luna fueron detenidos durante más de una hora.

Según un comunicado hecho público este martes por la agencia, «el personal de la OMS vio cómo a uno de ellos le obligaban a arrodillarse a punta de pistola y después le llevaban fuera de su vista, donde al parecer le acosaron, golpearon, desnudaron y registraron».

El médico de la OMS subrayó que «nadie puede ser detenido cuando forma parte de una misión médica» e hizo hincapié en el hecho de que estas misiones humanitarias vitales «no pueden permitirse ningún retraso».

Peeperkorn añadió que al llegar al norte de Gaza, que ahora «parece un páramo», los trabajadores humanitarios vieron a mucha gente en la calle sorprendida al ver el convoy, ya que desde hacía meses había muy poco acceso de ayuda al norte del enclave.

Retrasos mortales

Al entrar en la ciudad de Gaza, el camión de ayuda con los suministros médicos y una de las ambulancias que formaban parte del convoy fueron alcanzados por las balas, apuntó la OMS, y en el camino de vuelta hacia el sur, con los pacientes del hospital Al-Ahli a bordo, «el convoy fue detenido de nuevo en el mismo puesto de control, donde el personal de la Media Luna y la mayoría de los pacientes tuvieron que abandonar las ambulancias para someterse a controles de seguridad«.

Soldados armados registraron a los pacientes críticos que permanecían en las ambulancias, y uno de los dos miembros del personal de la Media Luna detenidos temporalmente en el camino fue interrogado por segunda vez.

Se produjeron importantes retrasos y «la Media Luna informó posteriormente de que, durante el proceso de traslado, uno de los pacientes heridos falleció como consecuencia de las heridas no tratadas«, señaló la agencia.

Tras ser liberado esa misma noche «gracias a los esfuerzos conjuntos de la ONU», el miembro del personal de la Media Luna declaró que había sido golpeado y humillado, y después «se le dejó caminar hacia el sur con las manos aún atadas a la espalda y sin ropa ni zapatos».

El sistema sanitario debe protegerse

El responsable de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó este martes en la plataforma social X su preocupación por «los prolongados controles y detenciones de trabajadores sanitarios que ponen en riesgo la vida de pacientes ya de por sí frágiles».

«La población de Gaza tiene derecho a acceder a la atención sanitaria», insistió. «Hay que proteger el sistema sanitario. Incluso en guerra».

Aumentan las enfermedades

La magnitud de los desplazamientos en la Franja, donde 1,9 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y las condiciones de hacinamiento en los refugios, incluida la falta de saneamiento adecuado, han provocado un aumento masivo de las enfermedades, enfatizó Peeperkorn.

Ya se han registrado unos 60.000 casos de diarrea en niños menores de cinco años y más de 160.000 casos de infecciones respiratorias agudas. La sarna, las erupciones cutáneas, la varicela e incluso la meningitis van en aumento, junto con los traumatismos graves y las lesiones medulares.

Mientras tanto, los trabajadores sanitarios carecen de lo esencial y están «completamente preocupados por la seguridad de sus familias».

El funcionario de la OMS subrayó que es imperativo volver a poner en funcionamiento el sistema de atención primaria y recuperar la salud materno-infantil, la atención obstétrica, el tratamiento de enfermedades no transmisibles, la oncología y el apoyo a la salud mental, entre otros.

Más camas de hospital en Rafah

En el sur, zona a la que Peeperkorn calificó de «columna vertebral» del sistema sanitario de Gaza, la Media Luna Roja Palestina inició ayer lunes los preparativos para establecer un hospital de campaña en colaboración con la Media Luna Roja qatarí. Según la OMS, el hospital dispondrá de 50 camas, incluido un quirófano, una unidad de cuidados intensivos, recepción y radiología.

La agencia sanitaria subrayó la importancia de aumentar la capacidad hospitalaria de la Franja. Según las autoridades sanitarias de Gaza, sólo el 1% de los palestinos heridos en las hostilidades, es decir, unas 400 personas, han sido evacuados hasta ahora a través del paso fronterizo de Rafah para ser hospitalizados.

De acuerdo con la OMS, cerca de 50.000 personas han resultado heridas en Gaza desde el 7 de octubre y unas 8000 de ellas requieren «intervención médica urgente e inmediata».