Israel-Palestina: La Oficina de Derechos Humanos insta a investigar la presunta violencia sexual de Hamás

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos condenó el miércoles las graves violaciones sexuales presuntamente cometidas por militantes de Hamás durante sus ataques en el sur de Israel el 7 de octubre, mientras las agencias humanitarias aseguraron que las condiciones de los civiles en Gaza han “tocado fondo», en medio de los continuos bombardeos y desplazamientos masivos en el sur.

Volker Türk rechazó las acusaciones de doble rasero respecto a la postura de la ONU en la crisis de Gaza, señalando que había tenido conocimiento de denuncias de violencia sexual durante el ataque de Hamás contra comunidades del sur de Israel.

Está «dolorosamente claro» que los «atroces» ataques deben investigarse a fondo y de forma independiente «porque es lo que debemos a las víctimas», afirmó, al tiempo que denunció las «catastróficas» escenas que se están viviendo en Gaza desde que las Fuerzas de Defensa israelíes comenzaron sus represalias por el ataque terrorista dirigido por Hamás el 7 de octubre.

Investigación independiente

Türk también señaló que investigaciones de derechos humanos de similar gravedad, como la del presunto asesinato masivo de civiles en Bucha (Ucrania) por fuerzas rusas en abril de 2022, tardaron varios meses en ponerse en marcha.

«Le debemos a las víctimas que haya investigaciones serias sobre las acusaciones y que se haga justicia», dijo, añadiendo que su Oficina había emitido una petición a Israel en la segunda semana de octubre para que permitiera el acceso de un equipo de investigadores de derechos de la ONU para llevar a cabo su trabajo.

«He reiterado esta petición y espero que sea atendida», añadió.

En declaraciones a los periodistas en Ginebra, Türk repitió llamamientos anteriores para que cesen los combates y para que los países con influencia sobre los beligerantes protejan a los civiles como prioridad, de acuerdo con las leyes de la guerra.

Estos comentarios se produjeron después de que su Oficina declarara que «la pauta de ataques que tienen como objetivo o repercuten en infraestructuras civiles suscita serias dudas sobre el cumplimiento del derecho internacional humanitario por parte de Israel y eleva significativamente el riesgo de crímenes atroces».

«Como medida inmediata, pido un cese urgente de las hostilidades«, afirmó. «Todas las partes son conscientes de lo que realmente se necesita para lograr la paz y la seguridad de los pueblos palestino e israelí; la violencia y la venganza sólo pueden dar lugar a más odio y radicalización. La única manera de acabar con los sufrimientos acumulados es poner fin a la ocupación y lograr la solución de los dos Estados.»

Türk también reiteró su grave preocupación por las «declaraciones deshumanizadoras e incitadoras» realizadas por altos funcionarios israelíes en activo y anteriores, así como por figuras de Hamás. «La historia nos ha demostrado adónde puede conducir este tipo de lenguaje», dijo.

«No sólo es inaceptable, sino que un tribunal competente puede considerar tales declaraciones, en las circunstancias en que se hicieron, como incitación a crímenes atroces«.

Ataques aéreos y lanzamiento de cohetes

Mientras tanto, el deterioro de la situación humanitaria en la Franja continúa hasta un punto de deterioro máximo.

«Creo que hemos tocado fondo y que se trata de un punto de inflexión en esta guerra», declaró Juliette Touma, portavoz de la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos, UNRWA, en una entrevista publicada en Internet el miércoles. «Está empeorando por momentos; estamos recibiendo constantes llamadas de SOS de compañeros y amigos«.

Las últimas informaciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCAH) indican una «significativa intensificación» de los bombardeos israelíes desde el aire, la tierra y el mar sobre Gaza desde el lunes por la tarde.

También han aumentado los disparos de cohetes contra Israel por parte de grupos armados palestinos, informó la OCHA en su actualización de emergencia.

Se han producido «intensos combates entre las fuerzas israelíes y los grupos armados palestinos«, en particular en el este de la ciudad de Gaza, en el campo de refugiados de Jabalia, al norte, y en zonas al este de Khan Younis, al sur, donde decenas de miles de personas han buscado la relativa seguridad de los refugios de la UNRWA, que ya están muy saturados.

«Sólo han llegado 60.000 personas en las últimas horas», dijo Touma.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, desde la reanudación de las hostilidades el 1 de diciembre y hasta el 5 de diciembre, han muerto al menos 1207 palestinos. Al menos 16.248 palestinos han muerto en Gaza durante la última escalada, cerca del 70% eran mujeres y niños, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, citando a la autoridad sanitaria gazatí. Muchos más están desaparecidos, presumiblemente bajo los escombros, a la espera de ser rescatados o recuperados, señaló.

Un niño palestino herido es trasladado al hospital Al Shifa de Gaza.

Un niño palestino herido es trasladado al hospital Al Shifa de Gaza.

Distribución limitada de ayuda

El martes entraron en Gaza desde Egipto docenas de camiones de ayuda con suministros humanitarios y combustible pero, por tercer día consecutivo, la gobernación de Rafah en Gaza fue la única en la que se produjeron distribuciones limitadas de ayuda.

En la gobernación adyacente de Jan Yunis, «la distribución de ayuda se detuvo en gran medida debido a la intensidad de las hostilidades«, informó la citada Oficina, mientras que la zona central de Gaza quedó «en gran medida desconectada del sur», tras las restricciones impuestas a la circulación por las principales carreteras por las fuerzas israelíes.

El acceso a las zonas situadas al norte de Wadi Gaza se interrumpió el 1 de diciembre con la reanudación de las hostilidades el pasado viernes, que puso fin a la pausa humanitaria de una semana.

Entre los incidentes más mortíferos de los que se ha informado recientemente, algunos de los cuales afectaron a edificios residenciales-, la Oficina señaló que el 4 de diciembre «hacia las 14:40 horas, siete personas, entre ellas dos niñas, resultaron muertas en Deir al-Balah». El 4 de diciembre, hacia las 15:40 horas, siete personas habrían muerto en Jan Yunis; el 5 de diciembre, hacia las 7:30 horas, 15 personas habrían muerto en Yabalia; el 5 de diciembre, hacia las 8:50 horas, 10 personas habrían muerto en el nuevo campamento de Nuseirat, en la Zona Media».

Casi imposible

Además de la crisis sanitaria que se avecina en el enclave como consecuencia del hacinamiento y de unas condiciones profundamente insalubres, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU también advirtió el martes de que la reanudación de las hostilidades en Gaza «no hará sino intensificar la catastrófica crisis de hambre» que ya amenaza con desbordar a la población civil.

El comunicado de esa agencia de la ONU explicaba que «la reanudación de los combates hace casi imposible la distribución de la ayuda y pone en peligro la vida de los trabajadores humanitarios».