Israel-Palestina: La Corte Internacional ofrece esperanza de protección a los civiles bajo condiciones apocalípticas en Gaza

Expertos de la ONU* declararon este miércoles que el fallo histórico de la Corte Internacional de Justicia ofrece la primera esperanza concreta de proteger a los civiles de Gaza que soportan “condiciones humanitarias apocalípticas, destrucción, matanzas masivas, heridas y traumas irreparables”.

«La sentencia es un hito significativo en la lucha de décadas del pueblo palestino por la justicia», afirmaron los expertos.

La Corte consideró plausible que los actos de Israel pudieran equivaler a genocidio y dictó seis medidas provisionales, ordenando a Israel que adoptara todas las acciones a su alcance para impedir actos genocidas, entre ellas prevenir y castigar la incitación al genocidio, garantizar que la ayuda y los servicios llegan a los palestinos sitiados en Gaza y preservar las pruebas de los crímenes cometidos en Gaza.

«Nos hacemos eco del sentido de urgencia demostrado por el Tribunal en su breve deliberación de dos semanas, ya que cientos de palestinos, principalmente mujeres y niños, están siendo asesinados por las fuerzas israelíes cada día, lo que se traduce en un número de muertos de 26.751 personas en Gaza en los últimos tres meses. Esto supone más del 1% de la población.

Lo más eficaz, un alto el fuego

«La orden judicial es urgentemente necesaria para proteger la existencia misma del pueblo palestino de las acciones potencialmente genocidas que el Tribunal ha ordenado a Israel que detenga e impida», declararon los expertos. «Dada la grave situación sobre el terreno y la cuidadosa redacción de la Corte, creemos que la forma más eficaz de aplicar las medidas provisionales es mediante un alto el fuego inmediato«.

En el proceso ante la Corte, Sudáfrica sostuvo que Israel está violando sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio con su asalto militar a Gaza, que comenzó el 8 de octubre, tras el ataque de Hamás y grupos armados palestinos en Israel, que causó 1200 muertos y muchos más heridos. 240 personas también fueron tomadas como rehenes en el ataque.

Durante las vistas orales celebradas a principios de este mes, Israel intentó que los jueces de la Corte desestimaran el caso, moción que fue rechazada el pasado viernes.

«Consideramos que la decisión desestima la justificación israelí de sus acciones como legítima defensa de conformidad con el derecho internacional humanitario», declararon los expertos. «El Tribunal consideró que Israel no puede seguir bombardeando, desplazando y matando de hambre a la población de Gaza, al tiempo que permite a sus funcionarios deshumanizar a los palestinos mediante declaraciones que pueden equivaler a incitación genocida«.

Los ataques de Hamás fueron crímenes de guerra

Según los expertos, el periodo transcurrido desde el 7 de octubre es uno de los más sombríos de la historia tanto de Palestina como de Israel.

Los ataques del 7 de octubre, que los expertos condenaron firmemente como crímenes de guerra, causó conmoción en todo el mundo. En Israel, las familias siguen llorando a los muertos y curando las heridas del terror que sufrieron ese día. Reiterando que todas las partes en el conflicto, incluida Hamás, siguen obligadas por el derecho internacional humanitario, la Corte pidió la liberación de los rehenes. «Su destino sigue siendo desconocido, una agonía para las familias que anhelan su regreso sano y salvo», señalaron los expertos.

«En la espiral de violencia que siguió, marcada por una presión internacional ineficaz o ausente, y por la politización de los foros de la ONU, la orden de la Corte inclina la balanza hacia un orden mundial basado en la justicia y el derecho internacional«, dijeron los expertos. «Esta es la única base para una paz duradera y la estabilidad entre palestinos e israelíes».

«Pedimos a Israel que se adhiera a la orden de la Corte. La carga se traslada ahora a Israel, para que demuestre que ha eliminado efectivamente el riesgo de genocidio que el Tribunal consideró plausible. Para cuando Israel informe al Tribunal dentro de un mes, los palestinos deben tener acceso a alimentos, agua, atención sanitaria y seguridad, que les han sido negados durante mucho tiempo», afirmaron.

A la luz de la urgencia de la situación y del riesgo real de daños irreparables para la población de Gaza, los expertos también instaron a los Estados Parte en la Convención sobre el Genocidio a cumplir sus obligaciones de prevenirlo, adoptando todas las acciones a su alcance para garantizar la aplicación de las medidas provisionales de la Corte. Los expertos también destacaron el papel fundamental que desempeña la sociedad civil para hacer efectiva esta sentencia.

El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y coordinador del Socorro de Emergencia, Martin Griffiths, informa sobre la situación humanitaria en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados.

Foto ONU/Manuel Elias

El secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y coordinador del Socorro de Emergencia, Martin Griffiths, informa sobre la situación humanitaria en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados.

Consejo de Seguridad

Por su parte, el coordinador del Socorro de Emergencia de la ONU señaló en el Consejo de Seguridad que los intensos combates en torno a Jan Yunis siguen empujando a miles de personas hacia Rafah, que ya acoge a más de la mitad de los 2,2 millones de habitantes de Gaza.

Calculamos que alrededor del 75% de la población total está desplazada. Sus condiciones de vida son abominables y empeoran día a día”, declaró Martin Griffiths.

El coordinador enfatizó que cabe esperar que la propagación de las hostilidades hacia el sur aumente la presión para que se produzcan desplazamientos masivos hacia los países vecinos. En este sentido, algunos palestinos de Gaza ya han podido salir a través de Egipto, señaló.

Sin embargo, Griffiths insistió en que debe garantizarse a todas las personas desplazadas de Gaza el derecho a regresar voluntariamente, como exige el derecho internacional.

En cuanto a la entrada de ayuda humanitaria, Griffiths dijo que Israel sigue rechazando con frecuencia la entrada en Gaza de artículos esenciales, por motivos “poco claros, incoherentes y a menudo sin especificar”.

Además, señaló que las decisiones de retener fondos de la Organización de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) deben ser revocados, añadiendo que la respuesta humanitaria en los Territorios Palestinos Ocupados depende de que la agencia esté “adecuadamente financiada y operativa”.

Los servicios vitales de la agencia más de tres cuartas partes de los residentes del enclave no deben ponerse en peligro por las supuestas acciones de unos pocos individuos”, dijo el coordinador en relación con la presunta participación de 12 trabajadores de la agencia en los ataques en Israel el 7 de octubre.

Por último, Griffiths reiteró la exigencia de que se cumpla el derecho internacional humanitario, y su llamamiento a la liberación de todos los rehenes y al alto el fuego inmediato.

Los palestinos esperan en largas colas en una escuela de la UNRWA convertida en refugio mientras se distribuyen alimentos.

Los palestinos esperan en largas colas en una escuela de la UNRWA convertida en refugio mientras se distribuyen alimentos.

No podemos abandonar a la población de Gaza

El grupo de agencias de ayuda de la ONU, conocido colectivamente como Comité Permanente entre Organismos declaró que «retirar los fondos de la UNRWA es peligroso y provocaría el colapso del sistema humanitario en Gaza, con consecuencias humanitarias y de derechos humanos de gran alcance en el Territorio Palestino Ocupado y en toda la región».

Cientos de miles de personas se han quedado sin hogar y al borde de la hambruna, afirmaron los directores del Comité, añadiendo que «ninguna otra entidad tiene la capacidad de proporcionar la escala y amplitud de asistencia que 2,2 millones de personas en Gaza necesitan urgentemente».

La declaración tuvo lugar después de que varios donantes importantes detuvieran sus fondos a la espera de que se investiguen las acusaciones de Israel de que 12 de los 30.000 empleados de la agencia desempeñaron un papel en los ataques del 7 de octubre.

Los responsables del Comité enfatizaron que la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la ONU ya puso en marcha una investigación y pidieron que reconsideren las decisiones tomadas.

“No podemos abandonar a la población de Gaza”, concluyeron.

Espacio para el refugio cada vez más reducido

En suúltima actualización humanitaria, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) señaló que, desde que comenzaron los continuos e «intensos» bombardeos israelíes, el número de muertos en Gaza ha ascendido ya al menos a 26.751, según las autoridades sanitarias del enclave.

La agencia señaló que se registraron operaciones terrestres y enfrentamientos en gran parte de Gaza entre grupos armados palestinos y las fuerzas israelíes, que el lunes y el martes emitieron nuevas órdenes de evacuación en barrios del oeste de la ciudad de Gaza, como el campo de refugiados de Ash Shati, Rimal Ash Shamali y Al Janubi, Sabra, Ash Sheikh ‘Ajlin y Tel Al Hawa.

Las órdenes de evacuación masiva emitidas por el ejército israelí que comenzaron el 1 de diciembre abarcan un total de 158 kilómetros cuadrados, lo que equivale al 41% de la Franja de Gaza. «Esta zona albergaba a 1,38 millones de palestinos antes del 7 de octubre», señaló la agencia.

Además, reportó que el ejército israelí detuvo la semana pasada a «un gran número de hombres palestinos» en un puesto de control de Jan Yunis, «a muchos de los cuales se les quitó la ropa interior, se les vendaron los ojos y se los llevaron».

Por último, OCHA señaló que las poblaciones vulnerables del norte y centro de Gaza están cada vez más fuera de su alcance debido a «una tendencia creciente a la denegación y restricción del acceso». Las razones incluyen retrasos excesivos para los convoyes de ayuda humanitaria antes o en los puestos de control israelíes y el recrudecimiento de las hostilidades en el centro de Gaza.

“También son frecuentes las amenazas a la seguridad del personal humanitario y de los emplazamientos, lo que impide la entrega de ayuda sensible al tiempo y que puede salvar vidas, y supone graves riesgos para quienes participan en los esfuerzos humanitarios», añdieron.

*Los relatores especiales forman parte de lo que se conoce comoProcedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que se ocupan de situaciones específicas de países o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan sus servicios a título individual.

**Los 15 firmantes del llamamiento del Comité son:

Martin Griffiths, coordinador del Socorro de Emergencia y secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios (OCHA)

Qu Dongyu, director general, Organización para la Agricultura y la Alimentación

Jane Backhurst, presidenta, Christian Aid

Jamie Munn, director ejecutivo, Consejo Internacional de Agencias Voluntarias

Amy E. Pope, directora general, Organización Internacional para las Migraciones

Volker Türk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Paula Gaviria Betancur, relatora especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de los Desplazados Internos

Achim Steiner, administrador, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Natalia Kanem, directora ejecutiva, Fondo de Población de las Naciones Unidas

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

Michal Mlynár, director ejecutivo interino, Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos

Catherine Russell, directora ejecutiva, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia

Sima Bahous, secretaria general adjunta y directora ejecutiva de ONU Mujeres

Cindy McCain, directora ejecutiva, Programa Mundial de Alimentos

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general, Organización Mundial de la Salud.