Israel-Palestina: La ayuda llega a Gaza, pero demasiado poco y demasiado tarde

Ante la ausencia de tregua en los combates en Gaza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió este martes un mejor acceso al enclave, donde la ayuda llega «demasiado poco (…) demasiado tarde» para ayudar a los civiles atrapados en el conflicto.

«Incluso si no hubiera alto el fuego, cabría esperar que los corredores humanitarios funcionaran (…) de forma mucho más sostenida de lo que está ocurriendo ahora», afirmó el representante de esa agencia para los Territorios Palestinos Ocupados. 

«Es demasiado poco. Es demasiado tarde y específicamente en el norte», añadió Rik Peeperkorn.

¿Dónde está la comida?

La ayuda humanitaria, y en particular la comida, se necesita desesperadamente en toda Gaza, sobre todo en las zonas del norte, confirmó el coordinador de los Equipos Médicos de Emergencia de la agencia, Sean Casey.

«La situación alimentaria en el norte es absolutamente horrible, casi no hay alimentos disponibles«, dijo Casey a los periodistas en Ginebra a través de un vídeo desde Rafah, en el sur de Gaza. 

«Todas las personas con las que hablamos mendigan comida y se acercan y preguntan: ¿Dónde? ¿Dónde está la comida? La gente nos ayuda a pasar los suministros médicos. Pero nos dicen constantemente que tenemos que volver con comida», añadió.

Haciéndose eco de este llamamiento y expresando su preocupación por el recrudecimiento de las hostilidades en el sur, Peeperkorn explicó que el traslado de personal y suministros «de forma segura y rápida» se había visto comprometido, «ya que es necesaria la distensión para cualquier traslado a través de Gaza, incluido el sur, lo que a menudo provoca retrasos».

Además de hacer llegar más suministros esenciales a la Franja, lo que también se necesita con urgencia es facilitar la circulación de la ayuda humanitaria y de los trabajadores dentro del enclave, «para que podamos llegar a la gente dondequiera que esté», explicó Peeperkorn.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, 23.084 personas han muerto en el enclave; el 70% eran mujeres y niños. También han resultado heridas casi 59.000 personas, lo que equivale aproximadamente al 2,7% de la población del enclave.

La ONU «totalmente preparada» para cumplir su cometido

Peeperkorn insistió en que la ONU y sus socios seguían «completamente preparados» para prestar asistencia a los gazatíes, que han soportado una campaña de bombardeos masivos por parte del ejército israelí, en respuesta a los ataques dirigidos por Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre y que causaron la muerte de unas 1200 personas.

Pero las hostilidades y las órdenes de evacuación en las zonas centrales de Gaza y más al sur, en Jan Yunis, han afectado al acceso de pacientes y ambulancias a los hospitales, explicó, añadiendo que también se ha vuelto «increíblemente complejo» para la OMS llegar a las instalaciones «debilitadas» con suministros médicos y combustible. 

Tres hospitales situados cerca de las zonas de evacuación son motivo de preocupación: el Hospital Europeo de Gaza, el Complejo Médico Nasser y Al-Aqsa, «un salvavidas» en el sur para unos dos millones de personas, dijo el funcionario desde Jerusalén. 

Trabajadores sanitarios huyendo para salvar sus vidas

«La restricción del flujo de suministros y del acceso y la evacuación del personal médico de muchos hospitales por temor a la seguridad son una receta para el desastre y harán que más hospitales dejen de funcionar, como se ha visto en el norte. La comunidad internacional no debe permitir que esto ocurra», declaró Peeperkorn.

Un indicio de la «reducción del espacio» para la labor humanitaria en el enclave es el hecho de que la agencia sanitaria lleve dos semanas sin llegar al norte de Gaza

Un total de seis misiones humanitarias previstas de la OMS han tenido que ser canceladas desde el 26 de diciembre, según la agencia. «Nuestro equipo está listo para realizar su labor, pero no hemos podido recibir los permisos necesarios para proceder con seguridad», insistió Peeperkorn.