Israel-Palestina: La Asamblea General se reúne para debatir el veto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad

Los Estados miembros se reunieron este martes para debatir el veto de Estados Unidos el mes pasado en el Consejo de Seguridad a una enmienda a la resolución 2720 que pedía la suspensión urgente de las hostilidades para permitir el acceso humanitario seguro y sin trabas. 

La resolución, que sí fue adoptada con la abstención de Estados Unidos y Rusia, exigió que se permitiera la entrega inmediata y segura de ayuda humanitaria a gran escala en el enclave.

Este tipo de reuniones se suceden cada vez que hay un veto en el Consejo, ya que el presidente de la Asamblea tiene el mandato de convocarla en un plazo de diez días laborables, según lo especifica una resolución que fue adoptada tras la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia a principios de 2022. 

Durante el debate, los Estados la oportunidad de hacer recomendaciones, que podrían incluir el uso de la fuerza armada, para mantener o restablecer la paz y la seguridad.

El veto es un poder de voto especial que tienen los Estados miembros permanentes del Consejo, por el que si uno de los cinco -China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos- emite un voto negativo, una resolución o decisión fracasa automáticamente.

El vicepresidente de la Asamblea General, Cheikh Niang, preside la Sesión Especial de Emergencia sobre la situación en Oriente Medio, incluida la cuestión palestina.

Naciones Unidas

El vicepresidente de la Asamblea General, Cheikh Niang, preside la Sesión Especial de Emergencia sobre la situación en Oriente Medio, incluida la cuestión palestina.

Mantener el objetivo común

Al comienzo de la reunión, el vicepresidente de la Asamblea, Cheikh Niang, leyó una declaración en nombre del presidente del órgano, Dennis Francis.

Francis declaró que acogía con satisfacción la adopción de la resolución 2720 del Consejo de Seguridad a finales del mes pasado, en la que se pedía un acceso humanitario seguro, sin trabas y ampliado, así como las condiciones para un cese sostenible de las hostilidades. 

Instó a todas las partes beligerantes en Gaza a «aplicar plenamente» la resolución adoptada, así como la resolución de la Asamblea del 12 de diciembre en la que se pedía un alto el fuego.

En cuanto a la protección de los civiles, Francis instó a todos los Estados miembros a «mantener este objetivo compartido en primera línea durante el debate».

Estados Unidos: Faltan exigencias para que Hamás deponga las armas

El representante permanente adjunto de Estados Unidos declaró, sin nombrar a Rusia (cuya enmienda provocó el veto estadounidense en cuestión), que un Estado miembro persistía en presentar ideas que están «desconectadas de la situación sobre el terreno».

Robert Wood también consideró «profundamente preocupante» que muchos Estados parezcan haber dejado de hablar de la difícil situación de los rehenes que siguen retenidos en Gaza por militantes palestinos.

Estados Unidos se ha comprometido a traerlos a todos de vuelta a casa y sigue «comprometido con los esfuerzos para garantizar una nueva pausa» en los combates. También faltan, añadió, exigencias para que Hamás deje de esconderse detrás de los civiles, deponga las armas y se rinda.

“Sería bueno que hubiera una voz internacional fuerte que presionara a los dirigentes de Hamás para que hicieran lo necesario para poner fin al conflicto que ellos mismos pusieron en marcha el 7 de octubre», afirmó.

Palestina: Suspender el veto en el caso de atrocidades masivas

El observador permanente del Estado de Palestina dijo que “nadie puede entender que se siga impidiendo al Consejo de Seguridad pedir un alto el fuego humanitario inmediato, mientras que 153 Estados de la Asamblea General han pedido precisamente eso, junto con el Secretario General de la ONU”.

«¿Cómo se puede conciliar oponerse a las atrocidades y vetar un llamamiento para poner fin a la guerra que está llevando a cometerlas?», cuestionó Riyad Mansour, refiriéndose a Estados Unidos.

Asimismo, el diplomático señaló que el Estado de Palestina apoya desde hace tiempo una propuesta de Francia y México «para la suspensión del veto en caso de atrocidades masivas, cuando se cometan crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra a gran escala«.

Añadió que el asalto a los palestinos en Gaza demuestra lo vital que es esta propuesta. «Los intereses y objetivos de este gobierno extremista israelí son claros e incompatibles con los intereses y objetivos de cualquier país que apoye el derecho internacional y la paz».

“Palestina está aquí para quedarse”, declaró: «No pidan la paz y propaguen el fuego. Si quieren la paz, empezad por un alto el fuego. Ahora”.

Israel: Pedir un alto el fuego es dar luz verde a Hamás

El embajador de Israel ante la ONU se preguntó cómo es posible que, con 136 personas aún secuestradas, entre ellas un bebé a punto de cumplir un año, haya delegaciones que pidan un alto el fuego.

Gilad Erdan dijo que, en lugar de centrarse en traer a casa a los rehenes y en su sufrimiento, la ONU «ha estado obsesionada sólo con el bienestar de la gente de Gaza«, aquellos que pusieron a Hamás en el poder y apoyaron las atrocidades del grupo.

Preguntó cómo se puede utilizar la Convención para la Prevención del Genocidio como arma contra el Estado judío, cuando lo único que quiere Hamás es repetir el Holocausto.

«Aquí no hay moral, sólo parcialidad e hipocresía», afirmó. “Al pedir un alto el fuego está dando luz verde a Hamás para que continúe con su reino del terror«.

Dijo que al pedir un alto el fuego, la Asamblea está enviando un claro mensaje a los terroristas de todo el mundo. «La ONU está señalando a los terroristas que la violación, como arma de guerra, está bien», añadió.

Rusia: Sigue siendo imperativo exigir un alto el fuego total

La representante permanente adjunta de Rusia dijo que el verdadero objetivo del veto estadounidense era imponer su propósito de dar vía libre a Israel y «socavar deliberadamente los esfuerzos multilaterales bajo los auspicios de la ONU para servir a sus propios intereses geopolíticos en Oriente Medio».

Anna Evstigneeva afirmó que «el triste resultado» de esto es que, durante los últimos tres meses de escalada en Gaza, el Consejo sólo ha podido adoptar resoluciones «desdentadas», añadiendo que Rusia se abstuvo en ambos documentos, en lugar de votar en contra, basándose únicamente en las peticiones de los representantes palestinos y árabes.

La representante señaló que sigue siendo imperativo que el Consejo de Seguridad exija claramente un alto el fuego total, afirmando que la espiral de violencia continuará hasta que se aborden adecuadamente las causas profundas del conflicto, a través de una solución de dos Estados. 

“En las condiciones actuales, nuestro objetivo común es ayudar a las partes a establecer el proceso de negociación. Se necesita un mecanismo diplomático colectivo y una de las tareas más urgentes es el restablecimiento de la unidad palestina”, añadió Evstigneeva.