Gaza, crimen organizado, migrantes en el Darién, afecciones tras el parto… Las noticias del jueves

Los trabajadores humanitarios advierten sobre la situación apocalíptica en Gaza

Los trabajadores humanitarios de la ONU advirtieron este jueves que la situación en Gaza se está volviendo «apocalíptica», con hostilidades que hacen «casi imposibles» los esfuerzos humanitarios significativos.

En una declaración conjunta, 27 organizaciones humanitarias, incluidas agencias de la ONU y sus socios, pidieron el cese inmediato de los combates, subrayando que la situación en el enclave ha escalado a «niveles sin precedentes».

Las organizaciones calculan que más de 1,8 millones de personas en Gaza, casi el 80% de la población, son desplazados internos. La mayoría de ellos se refugian en instalaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), los cuales se encuentran congestionados, lo que expone a los refugiados a un acceso extremadamente deficiente a instalaciones higiénicas. 

Señalan que los 2,3 millones de habitantes de Gaza carecen de alimentos suficientes y agua potable, y se enfrentan a la desnutrición.

Dada la magnitud de los daños en las infraestructuras civiles, incluidas las instalaciones sanitarias, el agua y el saneamiento, el riesgo de brotes de enfermedades es muy alto

Mientras tanto, las tropas israelíes entraron el jueves en la ciudad de Jan Yunis, en el sur de Gaza, donde se refugian cientos de miles de personas desplazadas.

Por su parte, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) reportó que más de 100 personas habrían muerto este miércoles en el bombardeo de «varios edificios residenciales» en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza.

Las mujeres guardabosques ayudan a erradicar los delitos contra la fauna salvaje en Indonesia colaborando con las comunidades locales.

© National Geographic Indonesia/Edy Susanto

Las mujeres guardabosques ayudan a erradicar los delitos contra la fauna salvaje en Indonesia colaborando con las comunidades locales.

El desarrollo sostenible, clave para que el crimen organizado fracase

Durante una sesión dedicada al crimen organizado transnacional en el Consejo de Seguridad, el Secretario General instó a redoblar los esfuerzos para la consecución de la Agenda 2030, “nuestro mejor instrumento para crear las condiciones económicas y sociales en las que la delincuencia organizada no pueda tener éxito”, declaró. 

La sesión tuvo lugar ante la iniciativa de Ecuador, que este mes ejerce la presidencia rotativa mensual del órgano, y estuvo dirigida por el presidente del país, Daniel Noboa.

António Guterres señaló la necesidad de adaptar las estrategias de prevención de la delincuencia para que “reflejen las experiencias vividas por todas las comunidades y grupos, especialmente las minorías, las mujeres y los jóvenes”. También abogó por promover la igualdad de género, calificando la participación efectiva de las mujeres como esencial para el éxito de la prevención de conflictos, el establecimiento de la paz y su mantenimiento.

Además, de reforzar la prevención y fomentar la inclusión, António Guterres abogó por impulsar la cooperación internacional y regional para facilitar la recopilación, la puesta en común y el intercambio de datos, así como fortalecer el Estado de Derecho.  

El Secretario General enfatizó que es necesario lograr un mayor equilibrio entre las respuestas preventivas y de seguridad, señalando que las respuestas puramente militares y policiales no sólo han demostrado sus límites, sino que también han resultado contraproducentes. 

“La lucha contra la delincuencia nunca debe utilizarse como excusa para pisotear los derechos humanos de las personas”, añadió.

Familias se preparan para cruzar el campamento de la selva del Darién en la playa de la ciudad colombiana de Necoclí.

© ACNUR/Santiago Escobar-Jarami

Familias se preparan para cruzar el campamento de la selva del Darién en la playa de la ciudad colombiana de Necoclí.

Los refugiados y migrantes que arriesgan la vida al cruzar la selva del Darién llegan este año a la cifra récord de 500.000, más del doble que en 2022, según informaron este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Este desplazamiento masivo muestra la escala y complejidad del fenómeno migratorio en el continente americano y agudiza la emergencia humanitaria, haciendo imperativa una respuesta regional basada en la cooperación y la solidaridad, afirmaron las agencias.

La mayor parte de los migrantes son oriundos de Venezuela, Haití, Ecuador y otros países sudamericanos y caribeños, pero también los hay de naciones de África subsahariana, Asia y Medio Oriente.

Los organismos explicaron que una respuesta coordinada requeriría empezar por atender las causas que hacen que las personas abandonen su país, lo que se puede abordar con una mayor inversión económica para hacer frente a la desigualdad, la falta de acceso a la sanidad y la educación básicas, la violencia y las violaciones de los derechos humanos. 

En segundo lugar, supondría un mayor apoyo a los países de acogida para que puedan brindar seguridad y oportunidades a los recién llegados, de manera que no se vean empujados a continuar realizando viajes peligrosos. 

Por último, las agencias abogaron por ampliar las vías de reasentamiento de refugiados y migración regular para salvar vidas y aprovechar el potencial de desarrollo que éstos aportan. 

Un profesional sanitario comprueba el nivel de glucosa en sangre de una mujer embarazada y diabética en el Centro de Asistencia a la Diabetes y Endocrinología de Bahía, Brasil.

© OMS/Panos/Eduardo Martino

Un profesional sanitario comprueba el nivel de glucosa en sangre de una mujer embarazada y diabética en el Centro de Asistencia a la Diabetes y Endocrinología de Bahía, Brasil.

Más de un tercio de las mujeres sufren problemas de salud duraderos tras el parto

Según un nuevo estudio publicado este jueves en The Lancet, es probable que cada año al menos 40 millones de mujeres sufran un problema de salud a largo plazo causado por el parto

El estudio, que forma parte de una serie especial sobre salud materna, muestra una elevada carga de afecciones posnatales que persisten en los meses o incluso años posteriores al parto. Entre ellas figuran el dolor durante las relaciones sexuales, que afecta a más de un tercio (35%) de las puérperas, el dolor lumbar (32%), la incontinencia anal (19%), la incontinencia urinaria (8-31%), la ansiedad (9-24%), la depresión (11-17%), el dolor perineal (11%), el miedo al parto (6-15%) y la infertilidad secundaria (11%).

A pesar de su prevalencia, estas enfermedades se han descuidado en gran medida en la investigación clínica, la práctica y la política, señala el documento. Durante una revisión bibliográfica, que abarcó los últimos 12 años, los autores no identificaron ninguna directriz reciente de alta calidad que apoyara un tratamiento eficaz para el 40% de las 32 afecciones prioritarias analizadas en su estudio. Tampoco había estudios representativos a nivel nacional o mundial para ninguna de las afecciones identificadas.

Los autores del artículo reclaman un mayor reconocimiento de estos problemas comunes en el sistema sanitario, muchos de los cuales se identifican tarde, cuando las mujeres ya no tienen acceso a los servicios postnatales. 

En su conjunto, la serie aboga por un sistema sanitario que no sólo proporcione servicios de maternidad respetuosos y de alta calidad, sino que también prevenga la mala salud y mitigue el impacto de desigualdades, incluyendo medidas específicas que apoyen a las mujeres y niñas más vulnerables.