El presidente García-Page aspira a un 2024 “con una España más cohesionada” donde el país “gane en certidumbre y confianza”

Toledo, 31 de diciembre de 2023.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado hoy su deseo de que 2024 “sea un año donde este país gane en certidumbre, gane en confianza y podamos seguir creciendo para poder seguir repartiendo”, al tiempo que ha aspirado a que el año que hoy termina traiga consigo “una España más igual y cohesionada” que termine con los “momentos difíciles” que en ocasiones se viven en la política nacional, donde el exceso de “ruido” y de “frentismo” dificulta el entendimiento.
 
Durante su tradicional mensaje de Año Nuevo, que se ha escenificado nuevamente en el toledano Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia regional, García-Page ha lamentado que exista “mucho maniqueísmo y una falta absoluta de grandes consensos”, por lo que ha deseado para el país “lo mismo que hemos conseguido tener en Castilla La Mancha”, una tierra “que hoy goza de estabilidad” y de un crecimiento “incluso por encima de lo que crecen muchas otras comunidades”.
 
El presidente regional ha recordado cómo durante muchos años “esta tierra modesta, austera, ha buscado siempre equipararse a otras muchas autonomías. Pero tengo que decir con un orgullo compartido con toda la sociedad, que en esta tierra hoy tenemos una sanidad que ya la quisieran para sí muchas otras autonomías y un sistema educativo accesible, universal, público y enormemente deseado en otras regiones”.
 
En este sentido, ha valorado el sistema de prestaciones sociales de la región y el trabajo ingente desarrollado en el sistema de Dependencia, “que va a la cabeza en el conjunto de España”. Del mismo modo, ha resaltado otras “cifras importantes” como el empleo, “donde siempre hemos estado lejos de la media española, pero hoy acabamos el año ni más ni menos que con un once por ciento” de paro, cuando hace solo una década Castilla-La Mancha se situaba en el treinta y uno por ciento, “y lo más relevante es que acabamos en la media del conjunto de España”, consiguiendo por primera vez igualarnos al resto de los españoles y españolas.
 
A juicio del jefe del Ejecutivo castellanomanchego, “la estabilidad, la certidumbre, el saber lo que somos y lo que queremos”, así como el trabajo con diálogo “pero al mismo tiempo con firmeza”, han resultado “clave” para la llegada de nuevas empresas y el crecimiento de las que ya están radicadas en la región. Todo ello contribuye a que Castilla-La Mancha siga creciendo, ha subrayado García-Page, “y crecer es determinante para poder convertir esa riqueza en sanidad, en educación, en dependencia y en más oportunidades”.
 
Por ello, García-Page ha reiterado su apuesta “por la gente que se esfuerza día a día por trabajar y por ampliar nuestra riqueza”, porque esta región “ha avanzado un poco más de lo acostumbrado y un poco más que el resto, y así tenemos que seguir. Es mi propósito fundamental para el 2024”, ha señalado.
 
“Defender los intereses de mi tierra y nuestros derechos como españoles”
 
El presidente de Castilla-La Mancha, que ha comenzado su mensaje agradeciendo la confianza que las y los castellanomanchegos le otorgaron nuevamente en los pasados comicios de mayo, “y que me tomo como como un estímulo que me da una fuerza inmensa”, ha comprometido una vez más su firme intención de seguir defendiendo “a Castilla La Mancha y sus intereses”, y a hacerlo dentro de la región “para desarrollar con estabilidad, garantía y certidumbre mi programa de Gobierno”, pero también fuera, en el contexto nacional, “para que no hablen solo aquellos que quieren torpedear o romper nuestra Constitución” y, con ello, la necesaria igualdad.
 
“No puede ser que en este país solo hablen unos”, ha ahondado García-Page, al tiempo que ha reivindicado que “una tierra como la nuestra, que representa fielmente el espíritu de la Constitución del 78, tiene el mismo derecho que las demás a expresarse, a decir lo que pensamos y, sobre todo, a defender lo que nos da sentido”, que no es otra cosa que la Carta Magna.
 
En este sentido, ha augurado que también en 2024 “me va a tocar a mí, y no solo yo, a mucha más gente, defender con fuerza nuestros propios derechos, los derechos que tenemos como españoles y como ciudadanos de mi tierra, y que algunos quieren literalmente vulnerar”. En este mismo contexto, ha lamentado que existan “algunas posiciones muy radicales en España que buscan arañar la Constitución e incluso torpedearla. Y habrá que decir alto y claro que si es verdad que la Constitución ampara una España plural, y yo creo que es plural, que somos plurales, la diversidad y riqueza impide por completo los privilegios”.
 
Por este motivo, ha aspirado a contar “con una gran fuerza social detrás” en la defensa “de algo tan elemental como que la igualdad de todos los españoles es la otra cara de la misma moneda, que es la unidad. Unidad e igualdad son los dos grandes objetivos que ampara la Constitución y que yo voy a defender en nombre de todos vosotros y vosotras”, ha apostillado.
 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido que una de las grandes cifras en el balance de 2023 es la del empleo. “Siempre hemos estado lejos de la media española y hoy acabamos el año con un 11 por ciento de paro cuando hace diez años “estábamos en el 31 por ciento”.
 
“No puede ser que en este país solo hablen unos”, ha ahondado García-Page, al tiempo que ha reivindicado que “una tierra como la nuestra, que representa fielmente el espíritu de la Constitución del 78, tiene el mismo derecho que las demás a expresarse, a decir lo que pensamos y, sobre todo, a defender lo que nos da sentido”, que no es otra cosa que la Carta Magna.

El presidente García-Page aspira a un 2024 “con una España más cohesionada” donde el país “gane en certidumbre y confianza”