El Hospital La Candelaria incorpora un nuevo neuroestimulado…

Se trata de un implante que registra la electricidad de la médula y modula la cantidad de energía que se envía dependiendo de los movimientos del portador

La Unidad del Dolor del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha comenzado a operar a sus pacientes con el neuroestimulador medular Inceptiv. Este dispositivo envía señales eléctricas a la médula ósea para regular el dolor de los pacientes con dolor neuropático. La innovación de Inceptiv reside en que también recoge datos de la médula, para adaptarse en base a los movimientos de los pacientes.

Los profesionales que integran la unidad señalan que el objetivo es utilizarlo siempre que “pueda beneficiar a un paciente” y apuntan que es “más cómodo” y tiene “mejores resultados”.

La tecnología de closed-loop del neuroestimulador detecta cómo responde el cuerpo a la estimulación eléctrica midiendo la activación de las neuronas dentro de la médula espinal. De esta manera, ajusta automáticamente la estimulación para garantizar que los pacientes reciban la dosis de terapia que necesitan en función de su movimiento y actividad.

Otra de las novedades del sistema es que cuenta con un cargador por telemetría y permite que el paciente no tenga que someterse a nuevas intervenciones para cambiar las baterías del dispositivo.

Unidad del Dolor

La Unidad del Dolor del Hospital La Candelaria lleva en activo 50 años y ha desarrollado técnicas aplicadas con control radiológico y ecográfico para dolor regional, así como la puesta en marcha en 2013 de la Unidad del Dolor Agudo Postoperatorio (UDAP). Además, sus profesionales forman parte de la Comisión del Dolor, primera que se instauró en el Archipiélago. Está compuesta por diferentes especialidades médicas, con anestesistas, rehabilitadores y psiquiatras. En ellas se trata el dolor crónico con tratamientos médicos o intervencionistas y atiende a pacientes derivados desde Atención Primaria o servicios como Traumatología, Neurocirugía, Digestivo, Cirugía General o Torácica, etc.

Actualmente se tratan, de media, 35 pacientes diarios, realizándose entre 10 y 12 técnicas al día.

El dolor crónico

El dolor crónico (que perdura más de tres meses) puede provocar discapacidad física y psicológica y se asocia a comorbilidades graves y trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión.

La estimulación de la médula espinal interrumpe las señales de dolor entre la médula espinal y el cerebro. La estimulación se administra a un neuroestimulador implantado debajo de la piel. Los impulsos eléctricos suaves viajan desde el dispositivo hasta la columna vertebral a través de unos delgados cables aislados llamados electrodos, colocados en el espacio epidural para estimular la médula espinal.