El Hospital Gregorio Marañón ofrece recomendaciones para evitar lesiones traumatológicas esquiando

Con motivo del inicio de la temporada de esquí, el Servicio de Traumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, centro público de la Comunidad de Madrid, lanza una serie de recomendaciones para evitar las lesiones más comunes que pueden darse con la práctica de este deporte. Se calcula que se produce una media de tres lesionados por cada 1.000 esquiadores por jornada, lo que en estaciones muy concurridas puede traducirse en cerca de entre 45 y 60 lesiones al día.

Según un estudio realizado por Universidad de West Virginia, un 59,7% reconoció ser responsable de su lesión, al afirmar que ésta no se habría producido si hubieran adoptado una actitud más prudente como bajar a menor velocidad, asumir menos riesgos o poner en práctica una técnica que no dominaban. Por tanto, es necesario facilitar una mayor información a los esquiadores como medida para prevenir las lesiones.

Por ello, Javier Vaquero, jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Gregorio Marañón, aconseja llevar una indumentaria y protección adecuada. Así, los esquís deben de estar adaptados a nuestra talla y a nuestro nivel técnico, siendo fundamental que las ataduras estén asimismo bien ajustadas al peso y al tipo de esquí que vamos a practicar.

Del mismo modo, es aconsejable realizar ejercicios de calentamiento suave antes de la entrada a pista durante 10-15 minutos, así como respetar las normas y ceder el paso a aquellos con menos habilidad. Además, el doctor Vaquero recuerda la importancia de prestar atención al cansancio, pues se recomienda no esquiar durante más de cuatro horas seguidas. Del mismo modo, es recomendable hacerlo en pistas preparadas y extender el uso de casco, especialmente en los niños.

Esquiadores ocasionales e inexperiencia

Las lesiones más frecuentes se producen en esquiadores principiantes, que aglutinan casi el 50% de la totalidad. Existen dos grupos con elevado riesgo de lesión: por un lado, el practicante muy joven que sin la experiencia necesaria se lanza por recorridos difíciles a velocidades muy altas, y por otro, la persona desentrenada, que no practica deporte en todo el año, y que inicia la temporada sin la preparación física necesaria.

A este respecto, el doctor Vaquero aconseja seguir la “regla de los treses” para el esquiador ocasional sin buen estado físico: «No esquiar más de tres horas, más de tres días seguidos o después de las tres de la tarde”.

Lesiones más frecuentes

Las rodillas son las articulaciones que más sufren en este deporte, acaparando un 40% de las lesiones, y van desde el esguince a la rotura de ligamento lateral interno y ligamento cruzado anterior. Según el doctor Vaquero, en los casos más graves pueden verse implicados varios ligamentos o afectar simultáneamente a los meniscos, por lo que el tratamiento pasa inevitablemente por la intervención quirúrgica en todas las personas jóvenes y deportistas.

En el caso de la modalidad de snow-board, este tipo de incidentes suelen afectar a los miembros superiores que se apoyan sobre la nieve en el momento de la caída, siendo más frecuentes las fracturas de muñeca y las lesiones del hombro.