El Hospital Dr. Negrín adquiere un avanzado sistema de visi…

El servicio de Neurocirugía del centro hospitalario ha sido el primero en utilizar esta tecnología para realizar una intervención de un tumor cerebral guiado con fluorescencia, con la que también cuenta esta tecnología

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha incorporado al área quirúrgica un exoscopio de cámara orbital ORBEYE 3D 4k, un avanzado sistema de visión para operaciones de microcirugía. Se trata de uno de los últimos avances de la ingeniería biomédica a nivel mundial que permite al cirujano disponer de imágenes de alta precisión, desde cualquier ángulo, en pantallas que casi duplican a las que actualmente se utilizan en operaciones de laparoscopia y endoscopia. Con esta tecnología, Canarias se convierte en una de las tres comunidades autónomas que disponen de dicho aparato de la compañía Olympus.

El servicio de Neurocirugía del centro hospitalario ha sido el primero en utilizar esta tecnología para realizar una intervención de un tumor cerebral guiado con fluorescencia, con la que también cuenta el exoscopio. Este equipo será utilizado, además de por el servicio de Neurocirugía, por los servicios de Otorrinolaringología y Cirugía Plástica; con la posibilidad de extenderse a otras especialidades.

La ventaja principal de este exoscopio frente a los microscopios tradicionales son la ergonomía y la multiposición del cabezal en cualquier abordaje dentro del campo quirúrgico. Mientras que con un microscopio no se puede acceder a muchos ángulo porque el campo de visión es limitado, este dispositivo dispone de un cabezal habilitado para girar en cualquier dirección con un brazo motorizado, de forma que la visión es de 360 grados. Además, las pantallas del exoscopio permiten ver en 3D las imágenes quirúrgicas no solo al cirujano sino a todo el personal que esté en el quirófano, lo que facilita la docencia. Disponer de esta tecnología permite al profesional obtener detalles anatómicos con una resolución cuatro veces superior a otros sistemas de imagen y el modo de observación de alta luminosidad ofrece imágenes más claras en comparación con los microscopios quirúrgicos estándar.

Toma de decisiones

Las imágenes captadas por los sensores del equipo se proyectan sin latencia de ningún tipo en un monitor de 55 pulgadas, frente a las 26 y 32 de las pantallas que se suelen utilizar en las operaciones de laparoscopia y endoscopia. De esta forma, todo el equipo médico que participa en la operación puede seguir, segundo a segundo, la intervención; lo que se traduce en una toma de decisiones más ágil en el quirófano y una mejora del flujo de comunicación y trabajo del cirujano con el resto del equipo quirúrgico.