El hielo toma el relevo de la lluvia y la nieve en una jornada que exige “máxima precaución al volante”

“Se espera un duro día para todo el equipo de operarios, que ya ayer trabajó a destajo contra la lluvia y la nieve y consiguió minimizar las complicaciones, aunque la intensidad de las precipitaciones fue tal que se hizo imposible evitar del todo algunos contratiempos y daños”, explica el diputado de Cooperación Económica e Infraestructuras, Félix Álvarez.

A última hora de la tarde del viernes permanecían cortadas la AV-P-120 en el acceso a San Pascual desde la AV-804 por balsas en la calzada; así como la AV-P-111 entre Narros de Saldueña y Papatrigo; y había que circular con cadenas en los puertos de Chía (AV-P-508), El Tremedal (AV-P-675) y de Nava del Barco (AV-P-542). Además, hubo que liberar a varios camiones atrapados en la nieve que cayó en la AV-P-116.

En total, durante el viernes en Zona I (La Moraña y Sierra de Ávila) actuaron cuatro quitanieves en 19 carreteras que a lo largo de 119 kilómetros esparcieron 22,4 toneladas de fundentes. En cuanto a la Zona II (centro, Barco-Piedrahíta-Gredos y Valle del Tiétar) estuvieron trabajando ocho camiones en 420 kilómetros de 48 vías, en las que vertieron 56.000 kilos de sal.

Félix Álvarez agradece “la coordinación y el esfuerzo a los miembros de nuestro dispositivo y el trabajo de las demás administraciones para garantizar la seguridad y prevenir o reducir los riesgos y daños, y hace un llamamiento a la máxima precaución al volante de los conductores ante las bajas temperaturas que se van a registrar hoy y que, en zonas altas de la provincia van a superar a duras penas los cero grados”.

Fotografía: AV-P-120, de acceso a San Pascual, cortada por balsa de agua en la mañana del sábado, 20 de enero.