El Gobierno explora, junto a la Fundación Neotrópico, la c…

El vicepresidente Manuel Domínguez invita a preservar los espacios naturales canarios “haciendo que la población no acceda a la compra ilegal de estos animales”

La consejera de Sanidad, Esther Monzón, destaca la importancia de crear un Banco de Antídotos en las islas

Mariano Hernández Zapata expresa que la Consejería de Transición Ecológica apoya la labor de Neotrópico “a la hora de cuidar de unos animales que, en ningún caso, merecen el trato que le han dispensado los humanos”

El vicepresidente de Canarias, Manuel Domínguez, ha explorado este miércoles, junto a los representantes de la Fundación Neotrópico, la creación de nuevos protocolos que ayuden en la lucha contra las especies exóticas invasoras en las islas.

Domínguez visitó la sede de este organismo en Santa Cruz de Tenerife junto a la consejera de Sanidad, Esther Monzón, y el consejero de Transición Ecológica, Mariano Hernández Zapata, con el fin de conocer, de primera mano, su funcionamiento. Todos ellos fueron informados acerca de los proyectos de formación que desarrollan, así como las distintas áreas de un complejo que alberga, en óptimas condiciones, a animales que han sido decomisados por tráfico ilegal o abandonados en los espacios naturales del archipiélago.

Domínguez, en primer lugar, resaltó el “magnífico trabajo que la Fundación Neotrópico hace en defensa de todos los animales. Algunos de ellos han sido requisados a sus propietarios por los malos tratos que han recibido y otros han sido hallados en los espacios naturales de las islas tras ser abandonados”.

“Aquí –prosiguió el vicepresidente– son rescatados, tratados veterinariamente y mimados en su alimentación. Hay que agradecer el trabajo que realiza con ellos la Fundación Neotrópico y la protección que brinda al medio natural canario con su retirada para que no supongan una amenaza para nuestros ecosistemas. Parece impensable encontrar, hoy en día, a alguien que tenga un cocodrilo o una serpiente. Pero, desgraciadamente, aún sigue ocurriendo y esos animales están ahora en estas instalaciones para evitar que se conviertan en especies invasoras de nuestro territorio, que depreden a nuestros endemismos y, sobre todo, para ser bien atendidos por grandes profesionales”.

Domínguez hizo referencia al “exhaustivo trabajo de formación e investigación que posibilita que podamos tener personas más formadas de cara al futuro. La importancia que tendrán estos jóvenes es básica para que puedan contribuir a sensibilizar y educar sobre la importancia de conservar nuestra fauna y flora autóctona”, manifestó

Por último, el vicepresidente remarcó que hay que continuar concienciando a la población “para que no acceda a la adquisición ilegal de estos animales por el bien de todos. De los propios animales, que salen de su hábitat natural, en primer lugar. Y también, de manera particular, por el bien de la biodiversidad canaria”, concluyó.

Banco de Antídotos

La consejera de Sanidad, Esther Monzón, manifestó, por su parte, la colaboración que el Gobierno de Canarias “tendrá con la Fundación Neotrópico a través de una subvención específica, que se canalizará a través de Salud Pública, para apostar por la creación de un Banco de Antídotos en las islas. Hablamos de algo fundamental para prestar la atención necesaria a aquellas personas que puedan ser atacadas por cualquier especie peligrosa. Trabajamos en la creación de este convenio para desarrollar un Banco de Antídotos en Canarias”, reiteró.

El consejero de Transición Ecológica, Mariano Hernández Zapata, quiso llamar también la atención sobre el “coste económico que tendríamos que afrontar para hacer frente a la lucha contra las especies invasoras si la Fundación Neotrópico no existiese en Canarias. Por esa razón, tenemos la intención de continuar apoyando su labor para preservar nuestros espacios naturales y también valoramos el cuidado que brindan a estos animales que, en ningún caso, merecen el trato que han recibido cuando son adquiridos por el ser humano”.

La Fundación Neotrópico, que preside Jaime de Urioste y dirige María José Bethencourt, comenzó a desarrollar su labor en el año 2000 y es el único centro de fauna exótica de Canarias que cuenta con un nivel 3 de cuarentena de bioseguridad certificado, algo fundamental a la hora de evitar que las especies foráneas generen alertas sanitarias.

Esta organización rescató, solo durante 2023, a más de medio millar de animales. Su plantilla está formada por jóvenes que reciben formación al tiempo que realizan y veterinarios especializados en especies exóticas.