El Gobierno de Castilla-La Mancha apuesta por la incorporación de jóvenes y mujeres a la actividad cinegética para garantizar el relevo generacional

Almuradiel (Ciudad Real), 3 de febrero de 2024.- Con la finalidad de equilibrar la población de ungulados, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha celebrado esta mañana una batida de gestión de especies cinegéticas en el coto social de Peñas Negrillas, ubicado en los términos municipales de Almuradiel y Viso del Marqués (Ciudad Real).
 
Se trata, tal y como ha explicado el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Casto Sánchez Gijón, de una continuación a la montería que se realizó en este mismo espacio el pasado 18 de noviembre, en la que no se abatieron las reses suficientes para garantizar ese equilibrio necesario entre la población de ungulados y, con ello contribuir a una mejora de la biodiversidad de terrenos con alto valor natural.
 
De acuerdo con la oferta pública y la adjudicación de los permisos de caza en cotos sociales y zonas colectivas de caza de Castilla-La Mancha, Casto Sánchez ha detallado que en la batida de hoy han participado 56 personas, y de acuerdo a su procedencia, 11 han llegado desde el territorio nacional, 22 de la propia región y las 23 restantes del ámbito local.
 
De forma particular, el delegado provincial de Desarrollo Sostenible ha destacado la apuesta que está haciendo el Gobierno regional por la incorporación de los jóvenes y las mujeres a la actividad cinegética como fórmula para garantizar el relevo generacional en este sector.
 
Hay que recordar, precisamente, que el 40 por ciento de las personas que han participado en la batida celebrada en el coto social de Peñas Negrillas pertenecían a estos dos grupos de mujeres y jóvenes, en concreto, cuatro mujeres y 22 jóvenes.
 
Por último, Sánchez Gijón se ha referido a la importancia que tiene la actividad cinegética tiene en Castilla-La Mancha, ya que genera un 1,7 por ciento del producto interior bruto, 14.000 puestos de trabajo directos y un impacto de más de 600 millones de euros en la economía, sobre todo en la de las zonas rurales.
 

El Gobierno de Castilla-La Mancha apuesta por la incorporación de jóvenes y mujeres a la actividad cinegética para garantizar el relevo generacional