El Gobierno de Canarias y Cabildo de La Palma aportan 14 mil…

La consejera de Presidencia del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto; el presidente del Cabildo de La Palma, Sergio Rodríguez; la alcaldesa de Tijarafe, Yaiza Cáceres; el alcalde de Puntagorda, Vicente Rodríguez, y el alcalde de Garafía, José Ángel Sánchez, presentaron hoy el proyecto Cinturón Verde de la Comarca del Noroeste, para recuperar suelo agrícola y ganadero en las medianías, vinculándolo al turismo y crear un espacio de seguridad frente a los incendios forestales.

Nieves Lady Barreto recordó que, a raíz del incendio forestal del pasado verano, los ayuntamientos pusieron sobre la mesa la necesidad de actuar en la zona de interfaz para frenar el avance del fuego hacia las zonas pobladas, una idea que le trasladaron al presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, que se comprometió a que el Gobierno aportara el 50% del coste del proyecto. A partir de ahí, explicó la consejera, los tres ayuntamientos han trabajado en común para elaborar este proyecto que tiene un plazo de ejecución de dos años.

Barreto informó de que el proyecto cuenta con un presupuesto de 14 millones de euros de los que la Consejería de Presidencia que dirige aporta 7 millones, el Cabildo 5,6 millones (el 40%) y los tres ayuntamientos el 10% restante (1,4 millones). A este respecto explicó que la parte del Gobierno fue aprobada ayer en Consejo de Gobierno y será ingresada al Cabildo en estos días, antes de que finalice el año.

“El objetivo es que en los próximos dos años se recuperen las zonas de cultivo y la actividad ganadera en las medianías como mejor cortafuegos ante un incendio. Para eso es necesario abrir accesos, poner redes de riego, instalar una red de hidrantes e incentivos a través de ayudas para recuperar la actividad agraria. Y es muy importante vincular todo esto al turismo, a través de pequeñas infraestructuras, miradores, etc. En esto, la comarca del Noroeste es un ejemplo de desarrollo del modelo turístico por el que apuesta La Palma, blindado en la Ley de Islas Verdes. Son, además, medidas pensadas para afrontar el reto demográfico, frenando la pérdida de población y favoreciendo la cohesión territorial”.

“Se trata de alejar de las zonas pobladas el riesgo que suponen los incendios forestales y hacerlo generando economía con la agricultura, la ganadería y el turismo, recuperando el paisaje y haciendo realidad la sostenibilidad”, añadió.

Para el presidente del Cabildo, Sergio Rodríguez, este proyecto permite desarrollar y proteger las medianías, pero, sobre todo, proteger las zonas urbanas de los incendios.

“Son fuegos de cuarta generación, vinculados al cambio climático, y es por eso por lo que se toma la decisión llevar a cabo este Cinturón Verde que queremos que sea un modelo de gestión distinto para el resto de la isla y para Canarias”.

Rodríguez destacó que esta iniciativa da nuevas oportunidades al sector primario “con un modelo de territorio que nos aporta conocimiento”. “Espero y deseo que podamos ponerlo en marcha cuanto antes y para ello ya hay un plan director que nos marca la nota de ruta para ejecutar los fondos sin demora”.

La alcaldesa de Tijarafe, Yaiza Cáceres, recordó que esta idea se lleva gestando desde hace años, no solo por los distintos alcaldes, sino también de los vecinos de los tres municipios, “sus necesidades y propuestas han quedado plasmadas en este proyecto”, aseguró, “porque son los que mejor saben dónde y cómo se debe actuar”.

Cáceres reconoció que los ayuntamientos tienen ahora por delante “dos años de muchísimo trabajo” y agradeció al Gobierno de Canarias y al Cabildo su implicación y el haber cumplido la palabra que dieron hace 5 meses, tras el incendio.

Vicente Rodríguez, alcalde de Puntagorda, recordó que la comarca Noroeste abarca casi el 25% del territorio insular, pero padece un importante desequilibrio a pesar de las “grandes potencialidades que tenemos”. Este cambio de modelo, auguró, tendrá influencia en toda la isla y podrá replicarse en otras partes. Rodríguez valoró, además, que este proyecto se haya hecho realidad en muy poco tiempo y agradeció en este sentido el compromiso del Gobierno de Canarias. “El territorio está para conservarlo y para usarlo y que ese uso permita mantener no solo el paisaje, sino el paisanaje”.

Por su parte, José Ángel Sánchez, alcalde de Garafía, señaló que la puesta en marcha de este proyecto da respuesta a una necesidad que su municipio lleva años planteando y comprometió el trabajo del ayuntamiento para sacar todas las medidas adelante.

El Cinturón Verde de la Comarca Noroeste de La Palma contempla cinco bloques de actuaciones, que empiezan con una fase de planificación en la que se incluye la modificación de la planificación territorial en los aspectos que sean necesario para llevar a cabo el resto de las acciones previstas.

En el bloque de acciones para la reactivación de la economía local se incluyen, entre otras medidas, la recuperación de cultivos tradicionales y la introducción de otros nuevos, la creación de un vivero de empresas agropecuarias con ayudas para los emprendedores, la reactivación de los bancos de tierra o la recuperación de zonas de pastos y planificación de otras nuevas para potenciar el uso de la ganadería en la gestión de las trochas.

Dentro del bloque de medidas para la gestión forestal y prevención de incendios, el proyecto Cinturón Verde abordará la reparación de suelos en zonas quemadas, el establecimiento de hidrantes y red antiincendios, el refuerzo de recursos de primera respuesta en la comarca (BRIF, Medio Ambiente, voluntariado) y el mantenimiento durante todo el año de los dispositivos de medios para la lucha contra incendios forestales en labores de prevención, vigilancia y extinción.

En el bloque de gobernanza y participación se contempla la creación de un órgano de gestión, con persona propio, así como la formación vecinal y programas de intervención social en zonas de alto riesgo. También se fomentará la participación de actores locales (como asociaciones y empresas), así como de universidades y centros de investigación.

El proyecto Cinturón Verde también recoge también un bloque de acciones para la mejora de infraestructuras que contempla la habilitación de suelo agroindustrial, el condicionamiento de pistas o la instalación de una red de agua en altura y almacenamiento, entre otras. Y como proyecto integral para los tres municipios incluye también la instalación de suministro eléctrico sostenible, la mejora de las telecomunicaciones para la digitalización de las empresas y la población y el impulso de una oferta habitacional sostenible.