El Gobierno de Canarias vuelve a declarar la prealerta por c…

La semana pasada, las Islas también estuvieron en situación de prealerta por otro episodio que finalizó el domingo

Las personas con enfermedades respiratorias o crónicas deben extremar las precauciones

El Gobierno de Canarias ha vuelto a declarar la situación de prealerta por calima en el Archipiélago, ante la predicción de un nuevo episodio, el segundo en lo que va de año, que estará presente a partir de mañana en todas las Islas.

Se trata de la segunda prealerta que la Dirección General de Emergencias declara por este fenómeno, después de que el pasado domingo pusiera fin a la declarada el 23 de enero por un episodio que también afectó al conjunto del Archipiélago durante casi una semana.

En base a la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA), el Gobierno de Canarias declara, en esta ocasión, la situación de prealerta por calima ante la previsión de concentración de partículas en un rango de entre 50 y 100 microgramos de media diaria, y de forma variable entre las Islas.

Por este motivo, y ante la posibilidad de que dicho episodio genere problemas en la salud de las personas con enfermedades crónicas y/o respiratorias, el Gobierno de Canarias recomienda a la población que adopte las medidas necesarias para protegerse.

Las personas más sensibles a estos episodios de calima que son los niños, personas mayores y aquellas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas, deben evitar en la medida de lo posible la exposición al aire exterior.

A este respecto, insiste en que hay que procurar mantener cerradas, en la medida de los posible, las puertas y ventanas de las viviendas e inmuebles.

En cuanto a las personas que padezcan enfermedades respiratorias o crónicas, deben extremar las precauciones como evitar salir a la calle y asegurarse de que tienen su medicación habitual.

En general, hay que beber mucho líquido y evitar los ambientes secos, y en el caso de las actividades deportivas se aconseja no realizar ejercicio físico severo, mientras se mantenga esta situación.

En carretera, los conductores deben moderar la velocidad, ante la posible reducción de la visibilidad, para evitar accidentes.