El Ayuntamiento presenta el Corredor Verde que unirá Ciudad Alta con Tamaraceite a través de siete barrios

La actuación, con un recorrido de más de 12 kilómetros, se desarrollará en el lagartario del barranco de Tamaraceite, La Mayordomía, Hoya Andrea, Los Tarahales, Las Torres, Siete Palmas y Barranco de La Ballena

El proyecto contempla la plantación de un total de 10.300 nuevos ejemplares de árboles, palmeras, arbusto y matorral, especialmente endémicos en una superficie de cerca de 500.000 metros cuadrados

La actuación supondrá una inversión de cerca de 4 millones de euros financiada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia a través de los fondos NextGenerationEU

Las Palmas de Gran Canaria, miércoles 10 de enero de 2024.-

La alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, Carolina Darias, junto al concejal de Planificación, Desarrollo Urbano y Vivienda, Mauricio Roque, han presentado hoy el proyecto del Corredor Verde entre Tamaraceite y Ciudad Alta que renaturalizará un espacio de 459.016 metros cuadrados con la plantación de 10.300 nuevos ejemplares de árboles, palmeras, arbustos y matorral que mejorarán las condiciones de biodiversidad en el espacio urbano.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España (MITECO), a través de la Fundación Biodiversidad, financia los trabajos con cerca de 4 millones de euros procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia de los fondos Next GenerationEU de la Unión Europea. La actuación, que conllevará la elaboración de un Plan Director de la Biodiversidad y la Infraestructura Verde para todo el municipio, cuenta con una aportación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de 210.400 euros.

Darias ha indicado durante la presentación que “con este corredor verde vamos a dar un paso decisivo en la renaturalización y resiliencia. Renaturalización por la recuperación de la biodiversidad que vamos a realizar. Y resiliencia porque es una actuación que nos permitirá mitigar los efectos del cambio climático con la creación de más sombras que sirvan como refugio climático, que sirvan de colchón para que el efecto de la subida de las temperaturas no sea tan excesivo”.

La alcaldesa ha señalado que, gracias a este corredor verde, “la ciudadanía gana más espacios agradables para pasear o para practicar deporte, actividades que inciden favorablemente en la salud tanto física como mental”. “Se trata”, ha añadido, “de una actuación que define bien el compromiso del Gobierno de España, a través del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, para avanzar hacia el ‘derecho humano al futuro’ y del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para consolidar el derecho a la ciudad de hoy y, especialmente, del mañana”.

Darias ha resaltado que a través de proyectos como el de este corredor verde el Gobierno municipal “sigue la hoja de ruta planificada en el programa de gobierno de la ciudad: hacer de Las Palmas de Gran Canaria una ciudad más saludable, más verde, más sostenible y más resiliente. Hacer de Las Palmas de Gran Canaria la mejor ciudad para vivir”.

El proyecto, que dirige la concejalía de Planificación, Desarrollo Urbano y Vivienda, intervendrá en espacios públicos de siete barrios de la ciudad: el lagartario del barranco de Tamaraceite, La Mayordomía, Hoya Andrea, Los Tarahales, Siete Palmas, Las Torres y barranco de La Ballena.

La actuación contempla la recuperación de la superficie ocupada por el bosque termófilo y palmeral autóctono en las zonas periurbanas y urbanas, así como la ampliación y mejora de la biodiversidad del matorral termomediterráneo, el cardonal-tabaibal y las restantes formaciones del piso basal en el espacio urbano consolidado. Para ello, se fortalecerá la infraestructura verde con la plantación de unos 6.250 árboles y 4.050 arbustos.

Otras de las finalidades del proyecto es potenciar la fauna en la ciudad con la creación de espacios propicios para la reproducción de especies como el lagarto de Gran Canaria, la lisa o el perenquén, que contará con bebederos; aves como el mosquitero canario, la Bisbita caminero o el canario; e invertebrados como el caracol variegado, el escarabajo pajizo o la araña endémica.

Nidos y mobiliario para la divulgación

Esta actuación incentiva la conexión de los espacios urbanos y rústicos a través de un corredor de 12 kilómetros de longitud donde la naturaleza siempre estará presente. Estos enlaces incluirán una naturalización de aceras y recorridos peatonales de la ciudad mediante nuevos alcorques y franjas de plantación, que tendrán una mayor presencia de tierra frente al pavimento actual. Asimismo, contarán con nidos y elementos de guarda y comida de avifauna, así como mobiliario de divulgación natural y de estancia-descanso.

El proyecto busca, además, crear una cogobernanza para que los ciudadanos, organizaciones especializadas o instituciones académicas participen en la elaboración de los proyectos poniendo en valor su identificación como parte de su entorno doméstico, la educación ambiental de la población y su disfrute de la ciudad.

Este corredor verde entre Tamaraceite y Ciudad Alta hará de Las Palmas de Gran Canaria una ciudad más resiliente al mitigar los efectos del cambio climático con la creación de más sombras que sirvan como refugio climático para que el efecto de la subida de las temperaturas no sea tan excesivo. De esta manera, la ciudadanía gana más espacios agradables para pasear o para practicar deporte.

Su desarrollo forma parte del Plan Acción de la Agenda Urbana Española en Las Palmas de Gran Canaria, impulsada por este Ayuntamiento como hoja de ruta para convertirla en una ciudad sostenible, saludable, inclusiva y atractiva.