“Desarrollar el seguro de la línea 303 es un planteamiento de gran interés”

  • Enhorabuena por su reciente nombramiento como directora territorial de Agroseguro. ¿Qué objetivos se ha marcado para esta nueva etapa?

El objetivo es siempre continuar ofreciendo el mejor servicio a nuestros asegurados. Seguir trabajando en equipo, con todos los actores que intervienen en el sistema de seguros agrarios, es decir Administraciones públicas, entidades coaseguradoras y productores para que continúe siendo una herramienta eficaz, solvente, equilibrada y capaz de dar respuesta, sobre todo en años como el actual (de muy elevada siniestralidad) a las necesidades de los productores.

  • ¿Cuál es el nivel de crecimiento de siniestros e indemnizaciones en los últimos años en Extremadura?

La verdad que en Extremadura seguimos los pasos del resto del país. La tendencia de las indemnizaciones en los últimos años es ascendente, con fenómenos meteorológicos cada vez más extremos y, por lo tanto, más dañinos para nuestros cultivos. Así, por ejemplo, en 2021, las indemnizaciones superaron los 52,5 millones de euros con la lluvia y el pedrisco como los riesgos más dañinos de aquel año (30,4 millones de euros) y el conjunto de las hortalizas como las principales producciones afectadas (en concreto 20,6 millones de euros). El año pasado registró las indemnizaciones más elevadas de la historia del seguro agrario a nivel nacional, aunque en nuestra región no quedamos en 41,4 millones de euros. En esta ocasión fue la sequía (con casi 12,7 millones de euros) la que provocó los mayores daños, seguida de las tormentas de lluvia y pedrisco, con 8,7 millones. De nuevo las hortalizas son las producciones que sufrieron los mayores daños (más de 14 millones de euros). Ahora, en 2023, cuando la estimación nacional de indemnizaciones supera el total del año pasado, en Extremadura la estimación hasta la fecha alcanza casi los 77 millones de euros. La lluvia y el pedrisco sufridos en los meses de mayo y junio son los mayores responsables, con 28,5 millones de euros. La sequía ha supuesto cerca de 16 millones de euros en indemnizaciones. Hortalizas son las producciones más afectadas, con más de 17 millones de euros en indemnizaciones estimadas, seguidas de los frutales, con casi 11 millones y los cultivos herbáceos extensivos, con más de 9 millones. En definitiva, si bien los fenómenos meteorológicos van cambiando de año en año, la gravedad de los eventos que ocurren hace que la tendencia en el nivel de indemnizaciones sea ascendente.

  • ¿La reiterada persistencia de las adversidades climáticas está revelando la necesidad de mejorar las líneas de seguros agrarios?

Cada año, con cada entrada en vigor de nuevos planes de seguros agrarios, la cartera de productos se revisa, se actualiza y se intenta acercar a las necesidades de los productores, por lo que el sistema de seguros agrarios está en constante proceso de mejora. En años como los dos últimos el sistema demuestra, su eficacia, su solvencia y su utilidad para los agricultores y los ganaderos. En cualquier caso, en lo que todos los implicados en el sistema de seguros agrarios (desde las entidades, hasta las Administraciones Públicas, pasando por los productores) tenemos que continuar trabajando y garantizando día a día es la sostenibilidad del sistema.

  • Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura considera necesario desarrollar el seguro de la línea 303 ¿Es viable?

La línea para organizaciones de productores y cooperativas es un seguro diferente a las demás, que no cubre las producciones siniestradas sino los gastos fijos de una cooperativa cuando ocurre un siniestro en el que los socios pierden su producción. Se trata, por tanto, de un planteamiento de gran interés, tanto para productores como para las cooperativas y es una línea de seguro en la que seguir trabajando.

  • ¿Hay más conciencia entre los productores de lo que ponen en riesgo si no aseguran?

Los agricultores y los ganaderos son muy conscientes de lo que arriesgan, de hecho, nosotros solemos decir que es el sector más concienciado con la necesidad de contar con un seguro, ya que se juegan su medio de vida. De hecho, cada año hacemos encuestas con las que conocer el nivel satisfacción y la opinión que los agricultores y ganaderos tienen sobre el seguro agrario, y en la de este año, el resultado es que más del 88% de los asegurados encuestados volverán a contratar el seguro. El año anterior el resultado fue similar, en torno a un 86% declaró su intención de renovar el seguro. Es decir, el nivel de concienciación de los agricultores y los ganaderos es elevado. 

  • ¿Es necesario un incremento presupuestario para dar mayor viabilidad al sistema de seguros agrarios ante la creciente siniestralidad?

El seguro agrario está fuertemente respaldado por las Administraciones públicas, tanto estatales como autonómicas, a través de las subvenciones a las primas de los seguros agrarios. ENESA, que ES la Entidad a través de la cual se gestionan las subvenciones del Ministerio, ya ha incrementado el presupuesto, así como los porcentajes de subvención que concede, esto, en el caso de la Junta de Extremadura, también repercute en la cantidad que conceden puesto que se trata de un porcentaje sobre el de ENESA. Además, el seguro cuenta con el reaseguro del Consorcio de Compensación de Seguros, que se hace cargo de compensar los excesos de siniestralidad en años como el 2022 o como va a cerrar el 2023. En resumen, y ante estos argumentos, difícilmente se puede pedir mucho más.