Demuestran la capacidad de las belugas de imitar nuevos comportamientos

  • Un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid constata que estos cetáceos pueden aprender a partir de la observación de lo que otros miembros del grupo hacen
  • Se trata de una capacidad excepcional en el reino animal y permite conocer mejor cómo sobreviven estos mamíferos marinos

El estudio es la primera prueba de capacidad de imitación verdadera de belugas. / Shutterstock.

El estudio es la primera prueba de capacidad de imitación verdadera de belugas. / Shutterstock.

UCC-UCM, 9 de enero de 2024. Un grupo de investigación internacional liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha demostrado que una beluga puede aprender y reproducir nuevos comportamientos observando a otra de su misma especie.

Este estudio, publicado en Animals, constituye la primera prueba de la capacidad de «imitación verdadera» -copiar acciones novedosas- en esta especie y demuestra que estos animales pueden adquirir nuevas habilidades mediante este proceso de  aprendizaje social.

“Demostramos que las belugas pueden adquirir y transmitir comportamientos novedosos a través del aprendizaje social, lo que podría llevar a generar tradiciones culturales en estos animales”, afirma Mª Victoria Hernández Lloreda, investigadora del Departamento de Psicobiología y Metodología en Ciencias del Comportamiento de la UCM.

Los cetáceos, incluidas las belugas, son conocidos por sus hábitos y comportamientos únicos que muestran dentro de sus grupos sociales, como tácticas o vocalizaciones específicas de grupo. Una de las cuestiones que ha atraído la atención de los investigadores es si estos comportamientos son aprendidos socialmente, es decir, si los han adquirido a partir de lo que otros miembros de su grupo hacen.

Para llevar a cabo el trabajo, se entrenó a la beluga localizada en el Oceanogràfic  de Valencia para que respondiera a la señal «Haz esto» para que imitara lo que había observado en otra beluga. Los resultados muestran cómo el cetáceo fue capaz de copiar tanto comportamientos familiares (conocidos y realizados previamente) como comportamientos novedosos (acciones que nunca antes había visto o realizado) en respuesta a la señal de «copia».

Según el otro autor del estudio, José Zamorano Abramson, investigador del grupo de Psicobiología Social, Evolutiva y Comparada de la UCM y de la Universidad del Desarrollo de Chile, esta capacidad es “bastante rara en el reino animal y su constatación experimental nos ayuda a comprender cómo sobreviven y prosperan estos mamíferos marinos en sus hábitats naturales y cómo socialmente se transmiten información vital sobre dónde vivir, migrar o encontrar y conseguir alimento”.

El siguiente paso, adelantan los autores, es estudiar el grado de control vocal y la flexibilidad que esta y otras especies de cetáceos tienen a la hora imitar sonidos. El objetivo es ahora investigar si son capaces de aprender patrones de sonidos musicales, es decir, de imitar patrones de sonido organizados en términos de ritmo y tono.

“El propósito general de este nuevo trabajo es explorar, a través del método comparativo, el vínculo entre la imitación vocal y el origen evolutivo del canto y el habla en nuestra especie”, concluye Zamorano. 

Referencia bibliográfica: Zamorano-Abramson, J.; Hernández-Lloreda, M.V. Imitation of Novel Intransitive Body Actions in a Beluga Whale (Delphinapterus leucas): A “Do as Other Does” Study. Animals 2023, 13, 3763. DOI: 10.3390/ani13243763.