Darfur: Cómo esa región sudanesa se convirtió en una «calamidad humanitaria y una catastrófica crisis de derechos humanos”

El estallido del conflicto hace siete meses en Sudán ha provocado «la convergencia de una calamidad humanitaria cada vez peor y una crisis de derechos humanos catastrófica», según palabras de una alta funcionaria de la ONU. La convulsionada región de Darfur ha sido particularmente afectada.

Cerca de nueve millones de personas necesitan ayuda humanitaria y los informes sugieren que unas 4000 personas han sido atacadas y asesinadas por su origen étnico.

Ahora se teme que Darfur esté volviendo a los años de brutales combates y atrocidades crecientes que dejaron 300.000 muertos y millones de desplazados hace dos décadas.

¿Qué está ocurriendo ahora en Darfur? Esto es lo que hay que saber sobre el conflicto.

La escuela Al-Imam Al-Kadhim en Al-Geneina, en Darfur Occidental, servía como refugio a la población desplazada. Fue incendiada en abril de 2023.

© Mohamed Khalil

¿Cuál es el contexto histórico?

El nombre «Darfur» deriva de «dar fur», que significa «la tierra de los Fur» en árabe. La tribu de los Fur gobernó el sultanato islámico de Darfur hasta el asesinato del último sultán de Darfur en 1916. En la actualidad, Darfur es hogar de unas 80 tribus y grupos étnicos, incluidas comunidades nómadas y sedentarias.

Aunque los conflictos tribales y étnicos no son infrecuentes, la situación se agravó en 2003, cuando los grupos rebeldes, en particular el Ejército de Liberación de Sudán (SLA) y el Movimiento por la Justicia y la Igualdad (JEM) se alzaron en armas contra el gobierno sudanés en protesta por la distribución desigual de los recursos económicos.

Este conflicto enfrentó a las fuerzas gubernamentales, apoyadas por milicias aliadas conocidas como Jajaweed, contra grupos rebeldes que se resistían al gobierno autocrático del expresidente Omar al-Bashir.

El resultado fue devastador para Darfur. Unas 300.000 personas perdieron la vida y millones fueron desplazados, entre ellos 400.000 refugiados que se vieron obligados a huir a campamentos en el vecino Chad.

En respuesta a estas atrocidades, la Corte Penal Internacional (CPI) dictó órdenes de detención contra varios de los altos funcionarios sudaneses, entre ellos Omar al-Bashir, acusados de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra en Darfur.

Un niño camina en un campamento para desplazados en el Norte de Darfur.

© PMA/Leni Kinzli

¿Se repite la historia en Darfur?

Aunque Darfur ha experimentado periodos intermitentes de reducción de la violencia en los últimos años, especialmente durante el periodo en que la misión conjunta de la ONU y la Unión Africana (UNAMID) operó en la región, la situación dio un giro drástico con el estallido del conflicto en abril de 2023 entre las fuerzas paramilitares conocidas como Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) y las Fuerzas Armadas Sudanesas.

En noviembre, Martha Ama Akyaa Pobee, subsecretaria general de la ONU para África, declaró ante el Consejo de Seguridad que las hostilidades se habían «intensificado» y que Sudán «se enfrentaba a la convergencia de una calamidad humanitaria cada vez peor y una crisis de derechos humanos catastrófica”.

La intensificación de la violencia en la región sudanesa de Darfur hace temer que se repitan las atrocidades cometidas hace dos décadas.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó alarma por los informes de violencia sexual continua, tortura, asesinatos arbitrarios, extorsión de civiles y ataques contra grupos étnicos específicos. 

En Darfur Occidental, cientos de personas han muerto en ataques por motivos étnicos perpetrados por las FAR y milicias aliadas, según el director de derechos humanos de la ONU.

«Estos hechos se hacen eco de un pasado horrible que no debe repetirse», declaró Volker Türk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, recordando «meses de sufrimiento, muerte, pérdida y destrucción».

En julio, el fiscal de la Corte Penal Internacional inició una investigación sobre presuntos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en la región, tras el descubrimiento de fosas comunes de unos 87 miembros de la comunidad étnica Masalit, presuntamente asesinados por las FAR y milicias afines.

la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID) patrulla una zona del norte de la provincia.

ON/Olivier Chassot/

¿Recibe algún tipo de ayuda de parte de la ONU la población de Darfur?

En el pasado, las Naciones Unidas tenían una fuerte presencia en Darfur a través de la UNAMID, establecida por el Consejo de Seguridad en julio de 2007. Su mandato incluía, entre otras cosas, la protección de la población civil y facilitar la entrega de ayuda de la ONU y otras organizaciones humanitarias.

La UNAMID finalizó sus operaciones el 31 de diciembre de 2020 y el gobierno de Sudán asumió la responsabilidad de proteger a los civiles en toda la región. La salida de la Misión se produjo tras un acuerdo de paz histórico alcanzado entre las autoridades sudanesas y dos grupos armados de Darfur.

Luego se estableció una misión política de la ONU conocida como UNITAMS para apoyar a Sudán durante un periodo inicial de doce meses durante su transición política hacia la democracia. Este respaldo incluyó la creación de la Comisión Permanente de Alto al Fuego, que fue clave para la implementación del Acuerdo de Paz de Juba de octubre de 2020 y para evitar que se repitiera el conflicto político en Darfur.

En diciembre de 2023, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió poner fin al mandato de UNITAMS y comenzar a concluir sus operaciones gradualmente durante un periodo de tres meses que finalizará el 29 de febrero de 2024.

Lamentablemente, la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU ha recibido informes fiables sobre la existencia de al menos 13 fosas comunes en El Geneina, en Darfur Occidental y sus alrededores, como consecuencia de ataques de las FAR y las milicias árabes contra civiles, la mayoría de ellos de la comunidad Massalit. Estos actos, si se verifican, pueden constituir crímenes de guerra.

Niños dibujando en una espacio infantil apoyado por UNICEF en un campamento de desplazados en Darfur del Sur.

© UNICEF/Adriana Zehbrauskas

¿Y ahora qué?

La ONU dice estar especialmente preocupada por las condiciones en Darfur, donde los bebés mueren en los hospitales, los niños y las madres sufren desnutrición grave y los campos para desplazados han sido incendiados hasta los cimientos.

Akyaa Pobee declaró ante el Consejo de Seguridad que «la violencia sexual y de género continúa, con acusaciones de violencia sexual por parte del personal de las Fuerzas de Apoyo Rápido, y violaciones y acoso sexual por parte de las Fuerzas Armadas Sudanesas.

¿Se está entregando la ayuda?

Las agencias humanitarias de la ONU abandonaron Darfur cuando estalló el conflicto de abril 2023 y muchas de sus instalaciones fueron saqueadas o destruidas. Algunas han regresado de forma temporal para proporcionar ayuda humanitaria cuando la situación de seguridad lo ha permitido.

Por primera vez desde el estallido de los combates, en noviembre los socios de la ONU pudieron llegar al estado de Darfur Central desde Kosti, estado del Nilo Blanco, en un convoy por carretera que tardó cinco días en llevar suministros médicos.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó de la llegada de la primera ayuda transfronteriza de Chad a El Fasher, capital de Darfur del Norte, para socorrer a 185.000 personas.

Muchos trabajadores humanitarios han muerto en Darfur, mientras que otros trabajan en condiciones extremadamente difíciles para ayudar a la población civil allí.

OCHA afirma que Sudán representa la mayor crisis humanitaria del mundo, pero el plan de respuesta sólo está financiado en un 33%. La oficina humanitaria ha advertido que sin más apoyo «miles de personas morirán”.