Cuatro millones de venezolanos siguen necesitando ayuda humanitaria en América Latina

La Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), coliderada por la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), anunció que sus socios necesitarán al menos 1590 millones de dólares para brindar apoyo a tres millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela y de sus comunidades de acogida en América Latina y el Caribe en 2024.

La OIM señala que, en respuesta a los continuos flujos de salida de Venezuela, los gobiernos y comunidades de toda la región siguen ofreciendo oportunidades para que los refugiados y migrantes se establezcan y reconstruyan sus vidas a través de iniciativas de regularización migratoria, acceso a procedimientos de asilo, programas de inserción laboral y oportunidades de reunificación familiar. 

Sin embargo, cuatro millones de venezolanos en la región siguen teniendo necesidades humanitarias, de protección y de integración apremiantes, según el Análisis de Necesidades de Refugiados y Migrantes 2023 de la Plataforma. 

La evaluación también reveló que una de cada tres personas en la región no tiene un estatus regular o la documentación necesaria para acceder a empleos dignos, servicios de salud, vivienda o educación.

Los fondos apoyarán el acceso a procedimientos de asilo, actividades de regularización migratoria y de integración socioeconómica, para que los refugiados, migrantes y las comunidades de acogida puedan alcanzar estabilidad y un futuro mejor. 

El 60% ha logrado regularizar su situación

En 2023, el Plan de Respuesta proporcionó asistencia humanitaria y protección y puso en marcha programas de integración socioeconómica para más de dos millones de personas, complementando los esfuerzos de los países de acogida o trabajando en el marco de mecanismos intergubernamentales regionales. 

Esto fue posible gracias a alianzas con bancos de desarrollo, instituciones financieras y organizaciones internacionales, señala la agencia de la ONU.

Más del 60% de las personas que se han visto obligadas a abandonar Venezuela han logrado regularizar su situación.

«Los países de la región han hecho un excelente trabajo acogiendo a las personas refugiadas y migrantes», dijo el representante especial conjunto de ACNUR y OIM para los Refugiados y Migrantes de Venezuela. 

«Deben seguir implementando y mejorando el acceso a procedimientos de asilo, regularización migratoria e iniciativas de documentación, pero sus capacidades están al límite», añadió Eduardo Stein.

«Se necesita un esfuerzo financiero significativo, predecible y a largo plazo para garantizar que las personas venezolanas accedan a servicios básicos, empleo formal, salud y educación, para que se integren de manera efectiva y contribuyan a los países que las acogen», enfatizó.

El Plan, al 20%

Cientos de miles de personas se han desplazado hacia Centroamérica y Norteamérica, atravesando la selva del Darién en Panamá, a menudo exponiéndose a graves peligros. Estos riesgos son especialmente serios para las mujeres y las familias con niños y niñas pequeñas. 

También se han observado algunos retornos, incluidas expulsiones y deportaciones de personas venezolanas a su país de origen.

Un año después del lanzamiento de este plan de respuesta bianual, solo se ha recibido el 20% de los fondos requeridos, lo que limita gravemente la asistencia. En medio de múltiples crisis, la comunidad internacional no debe olvidar la situación de millones de refugiados y migrantes en América Latina y el Caribe.     

Hay más de 7,7 millones de venezolanos fuera de su país. Más de 6,5 millones residen en la región.