Comunicado conjunto

​Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, la Unión Europea, Finlandia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, los Países Bajos, Noruega, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido hacen un llamamiento a Israel para que tome medidas concretas e inmediatas contra el auge récord de la violencia de los colonos en la Cisjordania ocupada.

​Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, la Unión Europea, Finlandia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, los Países Bajos, Noruega, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido expresan su grave preocupación sobre el número récord de ataques perpetrados por colonos extremistas contra civiles palestinos en Cisjordania. Desde el inicio del mes de octubre, los colonos han cometido más de 343 ataques violentos, asesinado a 8 civiles palestinos, herido a más de 83 y desplazado a 1.​026 palestinos de sus hogares.

Condenamos firmemente los actos violentos cometidos por colonos extremistas, que aterrorizan a las comunidades palestinas. Reiteramos nuestra posición de que los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada son ilegales bajo el Derecho Internacional y recordamos a Israel sus obligaciones bajo el Derecho Internacional, en concreto el artículo 49 de la IV Convención de Ginebra.

El auge en la violencia de los colonos extremistas ejercida contra los palestinos es inaceptable. Israel, como la potencia ocupante, debe proteger a la población civil palestina en Cisjordania. Los responsables de la violencia han de comparecer ante la justicia. El fracaso de Israel en proteger a los palestinos y en procesar a los colonos extremistas ha alcanzado una cota sin precedentes. Esto socava la seguridad en Cisjordania y en la región y amenaza las perspectivas de una paz duradera.

Aunque recibimos favorablemente la declaración realizada el 9 de noviembre por el Gobierno de Israel sobre esta cuestión, en la que trasladó que se tomarían medidas contra los responsables violentos, ahora deben darse pasos proactivos para asegurar la protección efectiva e inmediata de las comunidades palestinas. Las palabras importan, pero ahora han de llevarse a la práctica.