Castilla-La Mancha solicita al Gobierno central planes de vivienda flexibles que se adapten a las necesidades de los pequeños municipios

Alcalá del Júcar (Albacete), 10 de enero de 2024.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha pedido al Gobierno central que los planes de vivienda estatales sean flexibles y se adapten a las necesidades de los pequeños municipios, incluyendo un programa de rehabilitación de vivienda privada que permita que los actuales propietarios puedan ponerlas en uso e incrementar así el parque inmobiliario para atraer nuevos pobladores.
 
Así lo ha indicado el vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, en su visita hoy a la localidad albaceteña de Alcalá del Júcar, donde ha estado acompañado del alcalde de la localidad, Juan Pascual Muñoz; el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos; y el delegado de Fomento, Julen Sánchez. Dicha visita ha comprobado de primera mano el estado de los dos edificios de titularidad pública que se van a rehabilitar en la localidad para su puesta en alquiler.
 
En concreto, el Gobierno de Castilla-La Mancha destina más de 1,1 millones de euros para rehabilitar un total de once inmuebles de siete localidades de la región, entre las que se encuentra Alcalá del Júcar, dentro del programa pionero que el Ejecutivo autonómico viene desarrollando desde el pasado año con el fin de ampliar la oferta inmobiliaria en estas localidades.
 
En el caso concreto de Alcalá del Júcar, las obras de rehabilitación acaban de adjudicarse por un montante superior a los 160.000 euros y que, tal y como ha previsto el vicepresidente primero, podrán estar finalizadas a lo largo de este año.
 
El objetivo, tal y como ha dicho Martínez Guijarro, es que las personas que pueden estar pensando en ubicarse en este y otros municipios afectados por despoblación de nuestra región “tengan una alternativa de vivienda, una oferta pública para poder atraerlos y poder estabilizarlos de una manera más permanente”.
 
Y es que, según ha reiterado, el de la escasez de vivienda en alquiler es uno de los problemas más frecuentes con los que se encuentran aquellos que están interesados en trasladarse a los pequeños pueblos, de ahí que el Ejecutivo autonómico, a través de la Consejería de Fomento, haya articulado esta serie de ayudas dirigidas a la financiación de actuaciones de rehabilitación de viviendas con obligación de destinarlas a arrendamiento a personas que fijen su residencia en el municipio, con una renta arrendaticia limitada en un máximo de 250 euros.
 
Once nuevas viviendas de alquiler en toda la región
 
De este programa pionero, financiado a través de los Fondos de Cohesión, se están beneficiando siete municipios de la región. Así, además de Alcalá del Júcar, también se trabaja en colaboración con los ayuntamientos de Ballesteros de Calatrava (Ciudad Real); Cardenete y Almodóvar del Pinar (Cuenca); El Recuenco y Peñalén (Guadalajara); y Los Navalmorales (Toledo). Un programa con el que se rehabilitarán un total de once viviendas.
 
Una vez acabados los trabajos de rehabilitación, cada ayuntamiento es el encargado de arrendar la vivienda con unas condiciones, como son: un plazo de carencia del pago de la renta de seis meses, el empadronamiento tendrá que ser de no más de tres meses antes de la formalización del contrato o tener la residencia en el municipio durante los cinco años anteriores a la firma del mismo, y la renta del alquiler no puede ser superior a los 250 euros.
 
 
 

Castilla-La Mancha solicita al Gobierno central planes de vivienda flexibles que se adapten a las necesidades de los pequeños municipios

El vicepresidente primero de la Junta de Comunidades, José Luis Martínez Guijarro, ha dicho que el objetivo es que incluyan un programa de rehabilitación de vivienda privada que permita que los actuales propietarios puedan ponerlas en uso e incrementar así el parque inmobiliario para atraer nuevos pobladores.
 
Martínez Guijarro ha recordado que el Ejecutivo autonómico viene desarrollando desde el pasado año un proyecto piloto con el fin de ampliar la oferta inmobiliaria en siete localidades de la comunidad autónoma, que contarán, una vez finalizadas las obras de rehabilitación, con un total de once nuevos inmuebles para su alquiler.