Botánica y sexualidad florecen al unísono con ‘Un Prince’

La cinta francesa del cineasta Pierre Creton es el primer largometraje que se proyecta en la Sección Oficial del 23FICLPGC

El primer pase de este drama será hoy lunes 22 de abril, a las 20:45 horas, en la sala 6 de Cine Yelmo Las Arenas, con presentación del productor Arnaud Dommerc, y el miércoles 23, a las 18:00 horas, en la sala 7

Un total de diez estrenos absolutos se juegan su entrada en el palmarés de la vigésima tercera edición de la cita grancanaria

Las Palmas de Gran Canaria, lunes 22 de abril de 2024. El primer día de competición en la Sección Oficial de largos del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, este lunes 22 de abril, ocupará la pantalla de Cine Yelmo Las Arenas, a las 20:45 horas, Un Prince (A Prince) (Francia, Pierre Creton, Francia, 2023, 82 min.). La película ahonda en la búsqueda de la sexualidad de un joven estudiante de horticultura. Situación que transcurre en paralelo al hallazgo de los secretos de la botánica.

Vida rural, sexualidad, homosexualidad y naturaleza se unen en este drama que narra una historia sobre el descubrimiento de la sexualidad protagonizada por un joven aprendiz de botánica que acude a estudiar a una escuela de jardinería. A través de cazadores, un plantador y un apicultor, el campo reivindica su condición de zona altamente erotizada.

El productor de la cinta, Arnaud Dommerc, presentó este lunes en rueda de prensa el origen de esta historia, que se remonta al confinamiento y que nace de los encuentros, hilo conductor del film. Se trata de la tercera vez que Dommerc trabaja conjuntamente con el director Pierre Creton. Ambos coinciden en su filosofía de basarse en los encuentros como punto de partida para contar historias y de “la aventura de lo que pueden hacer en común”. En relación al trabajo con el cineasta, quiso destacar que “trabajar con él es una posibilidad de estar más abierto al público, de encontrar soluciones más económicas y, finalmente, de poder expresarnos de manera más amplia ya que tenemos una relación de hace tiempo y nos conocemos bastante bien”.

Un trabajo, señaló, que siempre parte de los textos. En el caso de Un Prince, explicó, se trataba de cuatro monólogos escritos por cuatro personas diferentes que el realizador dio a leer al productor, junto a otras personas. A él, dijo, le competía articular esos monólogos en un guion. “Algo nuevo para el realizador en términos de filmar la ficción ya que en realidad estaba hablando de él mismo por lo que era relevante elegir al actor que iba a hacer de él, un papel que finalmente recayó en el propio jefe de operador en la película”, destacó.

En su último largometraje, Pierre Creton trabaja en el umbral entre la ficción y el documental entrelazando ambos géneros. Como resultado, la película se mueve en un terreno que mezcla diario, poema, autobiografía y novela. Aunque Arnaud Dommerc, reconoció, “no sabe si es autobiográfica porque no ha querido preguntarle”, pero intuye que “cree que habla de su vida, sus fantasmas y su ficción a la vez”. No obstante, logra alcanzar una película con una sensibilidad única, inspirada y opaca que ha sido moldeada por su vida de cineasta, labrador y jardinero.
La película de Creton parte, entre otros asuntos, de la relación entre el estudio de la botánica y la investigación en torno al deseo homosexual masculino. Y para ello, despliega su argumento a través del empleo de largos pasajes de voz en off narrativa de los distintos personajes para poner voz a diferentes puntos de vista de la historia.

Según explicó el productor, para Pierre Creton “hay mucha relación erótica entre la naturaleza y los seres humanos, una particularidad de su cine”. “Le interesa ver la animalidad que está presente en el hombre sin ser consciente de ella”. Para él, continuó, “es toda una exploración tratar estos temas”. En tal sentido, destacó, “la atención que pone en las flores y las plantas con su cámara y cómo retrata y ve una potencia erótica en ellas”. Puede que este erotismo, dijo, “no sea tan sexual, o sí, pero permite sentirnos en un universo que nos hace sentir a gusto en él”.

Según recoge el catálogo de la edición, entre los diez títulos de la Selección Oficial, hay una amplia representación de crónicas familiares o de pareja, hasta siete u ocho películas, lo que constituye tanto una radiografía del cine contemporáneo como una consecuencia de uno de los temas tradicionales del cine de autor de siempre, particularmente del europeo. Concretamente, Un Prince es una producción francesa en la que “la familia es menos una herencia genética que una suerte de afinidad sexual y ecológica”, asegura el programador del apartado Jaime Pena.

Sobre Pierre Creton se ha pronunciado el director artístico de la Quincena de Realizadores de Cannes, Julian Rejl, que lo considera “el más grande cineasta francés vivo”, recordó el productor. Su quinto largometraje, Un Prince, también fue programado por Cannes, además de por los festivales de Nueva York y Londres. Además, Dommerc explicó que el título ha tenido “un gran reconocimiento por parte de la prensa en Francia”. En mayo se estrenará en Estados Unidos.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies