Bilbao.eus, InfoBilbao, Noticias, SAN MAMÉS VOLVERÁ A ACOGER EL MEJOR RUGBY EUROPEO EN 2026

  • El Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco vuelven a conseguir atraer a San Mamés las finales de los principales torneos de rugby europeo por clubes: la EPCR Challenge Cup 2026 y la Investec Champions Cup 2026.
  • La European Proffesional Club Rugby (EPCR) decide designar como sede anfitriona a Bilbao por segunda vez en su historia, tras el éxito cosechado en las finales de 2018. El icónico Principality Stadium de Cardiff ha sido seleccionado para acoger las finales de 2025.
  • Ambas designaciones se han dado a conocer hoy en un acto celebrado en Cardiff, en el que han estado presentes Cristina Múgica, Directora General de Competitividad Territorial y Promoción Exterior de la Diputación Foral de Bizkaia y Xabier Ochandiano, Concejal de Desarrollo Económico, Comercio, Turismo y Empleo del Ayuntamiento de Bilbao.

El trabajo conjunto llevado a cabo entre el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco, junto con las federaciones de rugby y el Athletic Club, ha vuelto a atraer al estadio de San Mamés las finales de los principales torneos de rugby europeo por clubes: la EPCR Challenge Cup 2026 y la Investec Champions Cup 2026.

En un acto celebrado esta mañana en el icónico Principality Stadium de Cardiff, donde han estado presentes en representación de las instituciones vascas Cristina Múgica, Directora General de Competitividad Territorial y Promoción Exterior de la Diputación Foral de Bizkaia, y Xabier Ochandiano,  Concejal de Desarrollo Económico, Comercio, Turismo y Empleo del Ayuntamiento de Bilbao, la European Proffesional Club Rugby (EPCR) ha dado a conocer las dos designaciones para acoger las finales en el 2025 y el 2026.

Tras un proceso de licitación realizado en conjunto por la EPCR con The Sports Consultancy, que recibió ofertas de 23 estadios en 12 países, la Junta de la EPCR otorgó la EPCR Challenge Cup 2026 y la Investec Champions Cup 2026 al “magníficamente equipado estadio de San Mamés en Bilbao”. Por su parte, el Principality Stadium de la capital galesa, con capacidad para 74.000 personas, acogerá las finales de rugby del año que viene.

“El rugby internacional vuelve a Bizkaia y además de ser una gran noticia para las y los aficionados y para el territorio, es un reconocimiento a la labor que venimos realizando las instituciones para posicionar Bilbao Bizkaia como destino para la atracción y organización de eventos de posicionamiento internacional buscando dejar un poso, un legado en la sociedad”, ha celebrado Elixabete Etxanobe, Diputada General de Bizkaia.

La hospitalidad, capacidad de acogida, y la implicación de las asociaciones y clubes deportivos y la ciudadanía en su conjunto son activos que se valoran y que nos posicionan bien a la hora de competir con otros territorios. En 2026 Bilbao y Bizkaia entera vamos a disfrutar de las finales de rugby y vamos a volver a demostrar lo que somos y tenemos para compartir”, ha indicado la Diputada General.

Se trata de una oportunidad única para presenciar por segunda vez rugby del mayor nivel en San Mamés. Estamos entusiasmados y queremos agradecer a la EPCR la confianza que han depositado en Bilbao para acoger este evento deportivo de alcance internacional y esperamos, por lo menos, cosechar el éxito que obtuvimos en 2018”, ha dicho Xabier Ochandiano, Concejal de Desarrollo Económico, Comercio, Turismo y Empleo del Ayuntamiento de Bilbao.

La integridad, la pasión, la solidaridad, la disciplina, el respeto, el trabajo en equipo, la deportividad y la cultura del esfuerzo son valores asociados al rugby por los que también apostamos en nuestra Villa”.

Estos últimos años Euskadi ha acogido grandes acontecimientos deportivos demostrando así nuestra capacidad para hacer frente con éxito a estos retos organizativos, contando siempre con el esfuerzo y la colaboración de la ciudadanía vasca. Unos retos que asumimos con el objetivo de reforzar la imagen de Euskadi internacionalmente. Estas finales de rugby que se celebrarán en 2026 en Bilbao nos proporcionarán una nueva oportunidad para presentarnos internacionalmente como un País que afronta este nuevo reto con ilusión y con el objetivo de superar, por qué no, el éxito de las finales de 2018. Para ello, como hemos visto en otras ocasiones, serán fundamentales tanto la colaboración interinstitucional como la complicidad e implicación de la ciudadanía”, ha dicho Bingen Zupiria, Consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco.

Dominic McKay, presidente de la EPCR, dijo durante el acto en el que se anunciaron ambas designaciones: “Estamos encantados de confirmar hoy a Cardiff y a Bilbao como las ciudades anfitrionas de las finales de la EPCR de 2025 y 2026. Para 2026, estamos ansiosos por regresar a Bilbao, que fue sede de una magnífica celebración del rugby en 2018. La selección de ciudades anfitrionas como éstas refleja nuestra intención de ofrecer experiencias sobresalientes para las personas seguidoras, clubes y partes interesadas. Sabemos que Bilbao atraerá a espectadores, acercando nuestro deporte a más aficionados en una impresionante ciudad anfitriona”.

Las instituciones vascas han querido felicitar a Cardiff por su designación para acoger las finales de 2025, un lugar icónico y emblemático para este deporte y al que desde Bilbao se le cogerá el testigo en 2026.

Cabe recordar que San Mamés también albergará otros dos eventos deportivos históricos en los próximos meses: la final de la UEFA Women’s Champions League el 25 de mayo de 2024 y la final de la UEFA Europa League en 2025.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD EN 2018

La elección de Bilbao como sede fue histórica en 2018, cuando se organizó el primer fin de semana de finales de la EPCR fuera de las seis naciones tradicionales del rugby. El equipo británico Gloucester Rugby y el galés Cardiff Blues fueron los encargados de inaugurar las finales europeas de Bilbao en 2018 para disputarse el título de la Challenge Cup. Por su parte, el equipo inglés Leinster Rugby y el francés Racing 92 jugaron la final de la Champions Cup. Leinster Rugby capturó entonces el título de la Copa de Campeones y el Cardiff Rugby levantó el trofeo de la Challenge Cup.