Arranca en Santiago de Chile, una Conferencia sobre el futuro del mercado laboral

Este martes arrancó en Santiago de Chile una reunión especial del Consejo Económico Social (ECOSOC) sobre el futuro del trabajo, en la que los especialistas en la cuestión abordarán los principales retos que plantea ahora mismo un mercado laboral que no ha superado aún el impacto de la pandemia de COVID-19 y al que acechan importantes cambios tecnológicos.

La Conferencia, que continuará hasta el jueves 24, se celebra en un contexto de mercados laborales que están experimentando una transformación sin precedentes, debido a factores como el avance tecnológico, la integración económica mundial y la transición ecológica.

Estas tendencias globales, junto con los cambios institucionales y políticos, han beneficiado a algunos sectores del mercado laboral, mientras que han creado trastornos en otros, especialmente para los grupos más vulnerables, incluidos los trabajadores poco cualificados y los del sector informal.

La Conferencia, que se celebra bajo el lema El futuro del trabajo: hacia una sociedad global productiva, inclusiva y sostenible, quiere promover una serie de objetivos para lograr el trabajo decente universal. Entre esos objetivos, figuran:

  • aprovechar las oportunidades de las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial
  • reducir la brecha digital, garantizando un mayor acceso equitativo a las tecnologías
  • promover la flexibilización y adaptación de Gobiernos y trabajadores a los cambios del mercado laboral, invirtiendo en iniciativas de formación y aprendizaje
  • capacitar a los grupos vulnerable como las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes
  • potenciar la colaboración mundial

Inteligencia artificial y economía del cuidado

En la inauguración de la Conferencia, la presidenta del Consejo Económico y Social, su presidenta puso el acento en los retos que supone la entrada de la inteligencia artificial en el mercado laboral.

No podemos dejar tampoco que la humanidad quede al servicio de la innovación”, dijo Paula Narváez, que hizo hincapié en que “a pesar de ola de innovaciones digitales que involucran inteligencia artificial (IA), la demanda de nuevas habilidades y las barreras de entrada para los recién llegados, creadas por los grandes monopolios digitales, han sido importantes, son obstáculos para una adopción tecnológica más rápida, en particular en sectores menos competitivos y países en desarrollo”.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe habló de las desigualdades existentes en el mercado laboral, en especial entre las mujeres, señalando que en la regiónel 50% de las mujeres se encuentra fuera del mercado laboral, mientras que los hombres alcanzan una tasa de participación por encima del 75%.

“Esta desigualdad se encuentra enraizada en los patrones culturales que han generado la división sexual del trabajo”, dijo José Manuel Salazar-Xirinachs, que recordó que, por ejemplo, “las mujeres dedican casi el triple de tiempo que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado”, por lo que indicó que es “fundamental avanzar en la redistribución del trabajo de cuidados”.

En la inauguración, también intervino la número dos de la ONU, quién rechazó las críticas lanzadas desde algunos sectores contra la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

No es el momento de cambiar de rumbo. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son todavía nuestra estrella polar”, indicó Amina Mohamed a través de un video mensaje, quien también habló de la desigualdad de la mujer y apostó por la promoción de la economía del cuidado para reconocer el trabajo desarrollado por las mujeres y los migrantes.