Noticias de España

El CEIP Chimisay fomenta la inclusión con un proyecto que c…

El centro educativo de Tenerife inaugura el aula de vuelta a la calma, que se integra en el nuevo modelo de enseñanza puesto en marcha este curso

El CEIP Chimisay de Santa Cruz de Tenerife ha puesto en marcha este curso un proyecto de bienestar en el aula que parte del equilibrio emocional y mental del alumnado como motores de aprendizaje. Una experiencia de convivencia que transforma las necesidades del propio centro en una parte integral de su modelo de enseñanza, lo que lo convierte en referencia educativa en inclusión.

Este es el caso del aula de vuelta a la calma, inaugurada por los directores generales de Ordenación de las Enseñanzas, Inclusión e Innovación y de Personal y Formación del Profesorado, David Pablos y Mónica Ramírez, respectivamente. Se trata de un espacio multisensorial con un diseño cuidadosamente estudiado para el cuidado físico y emocional del alumnado.

La tonalidad de las paredes, la esencia de lavanda que la envuelve, la música, el acolchado del suelo o la iluminación que caracterizan esta aula están orientados a generar un impacto positivo a algunos perfiles de alumno y alumna que requieren de estos recursos. “Creamos este espacio de vuelta a la calma vinculado al proyecto integral de bienestar y armonía del colegio”, explica Arancha Déniz, secretaria y maestra de apoyo a las NEAE del centro, quien matiza que “surgió de las necesidades del alumnado y en beneficio del alumnado”.

El CEIP Chimisay fomenta la inclusión con un proyecto pedagógico de bienestar emocional
Inauguración aula de vuelta a la calma del CEIP Chimisay

Tanto el proyecto de bienestar en el aula como este espacio de vuelta a la calma están planteados en base a las necesidades detectadas en el centro. Según su director, Alberto Colino, “la conciliación familiar y cómo desarrollar la estimulación del alumnado” fueron algunos de los indicadores que les llevó a plantear una acción pedagógica basada en la convivencia en armonía y en una relación fluida con las familias. “En concreto, con esta aula se ha construido un ambiente donde el alumno se puede sentir cómodo, arropado y vuelve a un estado de relajación”, aclara.

“Estamos seguros de que en muy pocos años va a ser un centro referente”, sostiene David Pablos sobre el CEIP Chimisay que es uno de los centros integrados este curso 2023/2024 en el programa PROA+, cofinanciado por el Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes y NextGenerationEU de la Unión Europea y que coordina la Consejería de Educación, Formación Profesional, Actividad Física y Deportes. “Precisamente la filosofía PROA se basa en hacer un trabajo de reflexión y diagnóstico de las necesidades del centro para actuar en base a esas necesidades y este centro lo está ejecutado a la perfección”, añade el director general.

Acciones al servicio del bienestar emocional

Las emociones y la relajación se trabajan transversalmente en este centro público, convirtiéndose en una asignatura más que complementa el plan educativo. Por ejemplo, “la semana que viene no solamente se van a entregar a las familias notas de las áreas, sino también vamos a entregar un boletín emocional”, cuenta su director.

Así, la defensa de una educación que va más allá de adquirir conocimientos académicos es uno de los aspectos más destacados de la filosofía pedagógica del centro, que busca el bienestar emocional de toda la comunidad educativa a través de diferentes acciones como “la música entre cambio de hora, la relajación después del recreo o antes de llegar al servicio de comedor”.

Una experiencia educativa única, enriquecedora, que sienta las bases de la escuela del futuro, a juicio del responsable de la Dirección General de Ordenación de las Enseñanzas, Inclusión e Innovación. “Es un centro muy bien organizado, con una comunidad educativa muy cohesionada, que ha trabajado muchísimo el bienestar del alumnado y de las familias creando espacios y zonas de trabajo cuidando mucho la estética, cuidando mucho la funcionalidad y trabajando muy bien la inclusión del alumnado”, concluye.

Publicaciones relacionadas