Noticias de Cantabria

Revilla valora que los daños del temporal han sido esta vez «menores» gracias a las obras realizadas, la previsión y la repuesta de los equipos de protección civil

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha valorado que los daños ocasionados por el temporal han sido esta vez «menores», en comparación con otros años, gracias a las intervenciones realizadas en los puntos de mayor riesgo, la previsión por parte de las diferentes administraciones y la respuesta eficaz de los equipos de protección civil.

El presidente ha lamentado los perjuicios que las inundaciones han provocado en muchas localidades de la región, si bien ha incidido en que, pese a la cantidad de lluvia caída ayer en Cantabria, que registró «la mayor pluviosidad de los últimos años», con una media de 100 litros por metro cuadrado, el impacto ha sido mas limitado que en anteriores ocasiones.

«Para la cantidad de agua que ha caído en Cantabria, que ha sido una barbaridad, tenemos que hablar de unos daños mucho más limitados que los que han ocurrido en otros momentos», ha asegurado Revilla, que hoy ha visitado las zonas más afectadas por las inundaciones en la zona oriental, concretamente, en los municipios de Liendo y de Laredo, en compañía del consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado los resultados de las obras acometidas en lugares tradicionalmente inundables como Molledo, Virgen de la Peña, la zona del Pas o, incluso, Ampuero, que no han sufrido los problemas de años anteriores. «Sin esas obras, hoy la situación hubieses sido mucho peor», ha puntualizado.

Por otro lado, también ha reivindicado la anticipación a los acontecimientos por parte del Gobierno autonómico, que el domingo activó el plan de emergencias PLATERCANT, desplegó todos los medios a su alcance y actuó con «diligencia» para avisar a los ayuntamientos de Cantabria, a los que ha felicitado por el trabajo realizado estos días, al igual que los efectivos de protección civil, que atendieron alrededor de 300 llamadas en la jornada de ayer.

«Hay que lamentar daños, pero menores con relación a otras veces gracias a que se ha conjugado todo de una manera muy eficaz», ha insistido Revilla.

Sobre la problemática concreta de Liendo, que es «una hoya», ha recordado que la Confederación Hidrográfica trabaja en un estudio para tratar de evacuar el agua que se acumula en el núcleo urbano. Allí, junto con el alcalde del municipio, Javier Villanueva, el presidente y el consejero han conversado con varios vecinos del barrio de Icequilla para interesarse por el estado de sus casas y han supervisado los trabajos de achique de agua por parte del personal y las autobombas de la Consejería de Desarrollo Rural, en colaboración con los técnicos de la Dirección General de Interior.

Seguidamente, Revilla y Gochicoa se han desplazado hasta el barrio de San Lorenzo de Laredo, donde, acompañados por el primer teniente de alcalde, Pedro Diego, y el concejal Juan José Revuelta, han comprobado la notable mejoría de la situación en una localidad costera en la que han confluido estos días factores determinantes como, por ejemplo, la cantidad de agua caída, la pleamar o la saturación de la red de pluviales.

Finalmente, Revilla ha recordado que Cantabria seguirá en alerta en los próximos días por lluvia, viento y también por nieve, con acumulaciones importantes en cotas altas. En este sentido, ha advertido del peligro que supondría un cambio brusco de temperatura ocasionado por el viento sur, «que se ha instalado en Cantabria casi de manera permanente», lo que originaría situaciones «más preocupantes» que las de estos días atrás.

El estudio en Liendo

Por su parte, José Luis Gochicoa ha ampliado la información con respecto al estudio que prepara la Confederación Hidrográfica para solucionar la problemática de Liendo, a propuesta del Gobierno regional, con un presupuesto de 150.000 euros. Según ha explicado, el proyecto consistiría en evacuar el agua que actualmente se acumula en el núcleo urbano en época de lluvias con el objetivo de dirigirla a una zona en las afueras, sin riesgo para personas o bienes, y, de ahí, darle salida al mar a través de una canalización que se construiría atravesando el macizo rocoso.

A pesar de la complejidad y el coste que conllevaría una actuación de estas características, Gochicoa ha asegurado se trata de «la única solución posible» a la problemática de Liendo y espera que el estudio, que está «bastante avanzado», pueda estar acabado este año para que los trabajos empiecen cuanto antes.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba