2023 fue el año más cálido jamás registrado por un enorme margen

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) confirmó este viernes que el año pasado se batió oficialmente el récord mundial de temperatura, con la media anual del planeta acercándose rápidamente al umbral crítico de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

La agencia utiliza seis importantes conjuntos de datos internacionales para monitorear las temperaturas globales, que revelan una nueva media anual de temperatura de 1,45°C respecto a la era preindustrial (1850-1900). 

Todos los meses entre junio y diciembre marcaron récords. Julio y agosto fueron los dos meses más calurosos jamás registrados, según la organización.

La cifra de 1,5 °C es el límite de temperatura establecido en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático de 2015, pero se refiere al aumento de la temperatura a lo largo de décadas, y no a un año concreto como 2023.

La Tierra sigue calentándose

«El cambio climático es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad. Nos está afectando a todos, especialmente a los más vulnerables», afirmó la secretaria general de la OMM, al presentar las conclusiones del informe. «No podemos permitirnos esperar más. Ya estamos tomando medidas, pero tenemos que hacer más, y tenemos que hacerlo rápido».

Para ello, explicó Celeste Saulo, es necesario reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y acelerar la transición a fuentes de energía renovables.

De cara al futuro, la responsable de la OMM advirtió de que, dado que el fenómeno de enfriamiento de La Niña fue sustituido por un calentamiento de El Niño a mediados del año pasado -que suele tener el mayor impacto en las temperaturas globales después de alcanzar su punto máximo-, 2024 podría ser aún más caluroso.

Celeste Saulo, que asumió el cargo el 1 de enero, explicó que «mientras que los fenómenos de El Niño se producen de forma natural y van y vienen de un año para otro, el cambio climático a más largo plazo se está intensificando y esto se debe inequívocamente a las actividades humanas». 

Tierra abrasada

Desde los años 80, cada década ha sido más cálida que la anterior, y los últimos nueve años han sido los más cálidos de los que se tiene constancia. Las cifras extraídas de los seis conjuntos de datos muestran que el aumento de la temperatura media decenal en 2014-2023 se situó en torno a 1,20°C. 

«Las acciones de la humanidad están abrasando la Tierra. 2023 fue un mero anticipo del futuro catastrófico que nos espera si no actuamos ahora. Debemos responder al aumento sin precedentes de la temperatura con una acción sin precedentes», declaró el Secretario General de la ONU, António Guterres, en respuesta a los últimos datos.

«Todavía podemos evitar la peor de las catástrofes climáticas. Pero sólo si actuamos ahora con la ambición necesaria para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados centígrados y lograr la justicia climática», afirmó en un comunicado.

El seguimiento a largo plazo de las temperaturas globales es sólo uno de los indicadores de cómo está cambiando el clima. 

Otros indicadores clave son las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero, el calor y la acidificación de los océanos, el nivel del mar, la extensión del hielo marino y el balance de masas de los glaciares, por citar algunos. El informe provisional de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2023, publicado el 30 de noviembre, muestra que se han batido récords en todos los ámbitos.